Winners' Chapel
Imagen de Google Maps de Winners' Chapel, en Dartford (Reino Unido). GOOGLE MAPS

El cura de la iglesia evangélica Winners' Chapel de Dartford (Kent) ofrece una supuesta terapia para curar la homosexualidad. Una práctica que está creciendo en Reino Unido y que el Gobierno de Theresa May ya ha anunciado que quiere prohibir.

Según recogen las imágenes grabadas con cámara oculta por ITV News, el cura Gbenga Samuel asegura al reportero, que ha pasado seis meses investigando estas organizaciones y dos acudiendo a esta iglesia, que necesita embarcarse en una "reorientación total de su mente" y pasar una semana estudiando la Biblia.

La iglesia Winners' Chapel anuncia abiertamente que su misión es "liberar a los hombres de todo el mundo de cualquier opresión del diablo".

Durante uno de sus encuentros, Samuel asegura al reportero que "algo se ha desviado" en su vida y que "Dios puede arreglarlo". El cura dibuja un diagrama del espíritu, cuerpo y alma del reportero y asegura que varias partes de él están "bajo el control de Satán". La juventud del supuesto hombre gay es una "ventaja que tiene sobre el diablo", continúa el pastor, que además advierte al periodista que la sociedad intentará convencerle de que ser homosexual "es algo correcto".

El espectáculo continúa con Samuel relacionando la homosexualidad con el régimen nazi. Según ITV News, el cura compara los mensajes de aceptación de la homosexualidad en la sociedad actual con la forma en que los alemanes fueron manipulados por la propaganda nazi. "Durante la Segunda Guerra Mundial, cómo consiguió Hitler llevar hasta las cámaras de gas a millones de judíos?", se pregunta el religioso.

El Gobierno británico calcula que decenas de miles de personas del colectivo LGBT han pasado por esta 'terapia' o han recibido información sobre la misma. El Ejecutivo de Theresa May anunció en julio su intención de prohibir estas prácticas.

La cadena británica recoge también el testimonio anónimo de una mujer que confiesa haber sufrido una de estas supuestas terapias. "Me decía algo así como 'hay algo dentro de ti que necesita salir'. Durante tres horas, mis familiares me rodearon y rezaron alrededor con las manos sobre mí", relata. En este caso, el cura no pertenecía a la iglesia Winners' Chapel sino a otra iglesia evangélica.