Juez
Un juez con el mazo en la mano en una foto de archivo. GTRES

Un tribunal de Tulle (centro de Francia) inició este lunes el juicio a una mujer que, después de haber dado a luz en solitario y de forma clandestina, mantuvo a su hija oculta durante sus dos primeros años de vida en un sótano y en el maletero de su coche aislada de todos, con el resultado de que ha quedado una discapacidad permanente.

Rosa María Da Cruz se enfrenta en este proceso, en el que comparece libre, a una pena de 20 años por el cargo de violencia habitual contra una menor.

France Télévisions señaló que aunque inicialmente el juicio se había programado durante dos semanas, su duración se va a reducir y la sentencia se debería conocer en pocos días.

El caso salió a la luz después de que el 25 de octubre de 2013 unos mecánicos abrieran el maletero del coche que les llevó Da Cruz al taller de la localidad de Terrasson Lavilledieu. Lo hicieron porque escucharon una especie de gemidos.

En presencia de la madre, descubrieron a Séréna, una niña que estaba desnuda con aspecto muy descuidado, rodeada de excrementos, juguetes viejos y de bolsas en un ambiente pestilente.

Los servicios de emergencia que acudieron a prestar los primeros auxilios dijeron que podría haber muerto en poco tiempo de haber seguidoen esas condiciones.

Lo ocultó a todo mundo

La niña había nacido el 24 de noviembre de 2011 en Brive la Gaillarde al término de un embarazo que Da Cruz ocultó a todo el mundo, incluido al padre, Domingos Sampaio Alves, según las conclusiones de la instrucción. Por eso las sospechas iniciales contra él quedaron archivadas y no se sienta en el banquillo.

La defensa de la madre, que tiene ahora 50 años y otros tres hijos, afirma que se negaba a sí misma "hasta el extremo" su propio embarazo, del que sostiene no haberse dado cuenta hasta el octavo mes de gestación.

Desde el nacimiento dejó a la bebé en una sala del sótano de su vivienda pero cuando un tiempo después su pareja perdió el trabajo y pasaba mucho tiempo en casa, la tenía la mayor parte del tiempo en el coche, porque Domingos no lo utilizaba, ya que no conduce.

Séréna, que tiene ahora 7 años y vive con otra familia a la que las autoridades han atribuido su tutela, tiene severos retrasos en el desarrollo y una discapacidad permanente, situación que, según un informe judicial médico, está directamente relacionada con las condiciones de malnutrición y privación de estímulos que tuvo en sus dos primeros años de vida.