Perro
Un perro acostado. GTRES

El Ayuntamiento de Girona está trabajando estos días para tramitar lo más rápido posible la modificación de la ordenanza municipal de protección, control y tenencia de animales por la que se regulará el número y la tipología de mascotas que pueden convivir en una vivienda, según informa el Diario Ara.

En el texto, se recoge también una propuesta por la que dos perros considerados potencialmente peligrosos no puedan convivir en un solo piso.

Mediante esta modificación también se pretende considerar una infracción grave que los dueños no recojan los excrementos de los animales, ni viertan agua sobre las micciones de los mismos, así como que no lleven ni bolsas ni una botella de agua con este fin.

Por otro lado, se busca también agregar medidas para que las personas que tengan animales en sus casas molesten a sus vecinos. Estarán obligados a vigilar a sus mascotas para mantener limpias las zonas comunes y para evitar que estas hagan ruido, por ejemplo, ladrando.

Eduard Berloso, vicealcalde de Girona, afirma que la modificación busca garantizar "unas buenas condiciones para el animal y que podamos actuar cuando se ponga en riesgo su bienestar o su salubridad". Además, que llevan pensando en estas medidas varios meses para "mantener una buena convivencia en la ciudad entre las personas propietarias de animales y las que no lo son".

Tipos de sanciones

Los propietarios que no cumplan con lo señalado anteriormente se expondrán a una multa coercitiva. Aunque el importe de esta podrá verse rebajado en el caso de pagarla con anticipación y una vez reconocida su responsabilidad.

Con la primera sanción, si es leve, el infractor podrá decidir si pagar la multa o prestar servicios a la comunidad, entre las que se encuentran actuaciones de educación ambiental, participar en procedimientos de información o prestar servicios de carácter cívico según informa Ara.

Las propuestas han sido presentadas a colectivos animalistas para que estos puedan hacer sus aportaciones, todo esto antes del 30 de noviembre. Posteriormente se evaluará si estas medidas que propone el ayuntamiento pueden añadirse o no. La propuesta no llegará al pleno hasta enero de 2019.

Consulta aquí más noticias de Girona.