Se trata, según una nota de prensa de Ciudadanos, de evitar así los efectos negativos de una segunda prorroga presupuestaria en 2019, año además electoral.

En este sentido, ha recalcado que, a diferencia de lo ocurrido en años anteriores, el Gobierno local no se sentó a negociar con las diferentes fuerzas políticas, sino que aprobó su proyecto presupuestario sin apoyos.

El problema, para Ciudadanos, radica en el escaso margen que el Reglamento Municipal deja para poder modificar este proyecto, ya que solo posibilita hacer cambios dentro de la misma sección presupuestaria.

"Algo que impide destinar más recursos a determinadas áreas, que la formación naranja considera estratégicas, como empleo o promoción económica, o también incrementar la bajísima inversión prevista a costa por ejemplo de reducir la amortización anticipada de deuda, por mencionar dos ejemplos claros", ha recalcado el portavoz de Ciudadanos, José Carlos Fernández Sarasola.

Consulta aquí más noticias de Asturias.