Turismo en el teatro romano de Málaga.
Un grupo de turistas en el teatro romano de Málaga. EUROPA PRESS/AYTO MÁLAGA - Archivo

Andalucía afronta el 2 de diciembre unas nuevas elecciones autonómicas, que darán paso a la XI legislatura de la autonomía, en un escenario en el que la comunidad puede presumir de estar a la cabeza en aspectos tan destacados como el turismo, las ventas al exterior y la aeronáutica. En el extremo opuesto, la región tiene aún cuentas pendientes con aspectos tan importantes como el empleo o la sanidad. Estas son las luces y las sombras más destacadas de la Andalucía actual.

Luces

Turismo. Uno de los principales motores económicos de la comunidad es, sin duda, el turismo, que este año volverá a dejar una cifra de récord nunca antes alcanzada en Andalucía. Así lo anunció hace tan solo unos días la presidenta de la Junta, Susana Díaz, que afirmó que el presente ejercicio cerrará con más de 30 millones de visitantes a la región.

Una cifra que se prevé que conlleve una generación económica de más de 20.500 millones de euros, que fue el montante registrado el pasado año. El empleo generado por el sector ha crecido también durante 2018 en un 4,2%, superando ya los 402.800 puestos de trabajo.

Exportaciones. Cifras de récord también en las ventas al exterior. Según los últimos datos oficiales de la Junta, la comunidad generó un volumen de ventas al extranjero entre enero y agosto de este año de más de 22.200 millones de euros, lo que supone un crecimiento interanual del 10,9%.

Con un superávit en su balanza comercial de 903 millones de euros acumulados este año, Andalucía se mantiene como la comunidad que más aporta al crecimiento de España y como la segunda en el ranking nacional de exportaciones. El Gobierno andaluz prevé que las ventas superen los 31.000 millones al finalizar el presente ejercicio.

Aeronáutica y tecnología punta. Se refería Susana Díaz en estos días de precampaña al tren del futuro que se fabrica en Cádiz y a la capacidad de España de poner "un avión en vuelo gracias a Andalucía". En concreto, la presidenta de la Junta hablaba del tren supersónico Hyperloop y del A-400M.

La primera cápsula del primero, que permitirá recorrer la distancia entre Cádiz y Barcelona en solo una hora, ha sido construida –y ya presentada al mundo entero- en la factoría de Airtificial (antes Carbures), una empresa especializada en fibra de carbono y radicada en el municipio gaditano de El Puerto de Santa María. Un tren del futuro con sello andaluz.

En cuanto al A400M, se trata de un avión de transporte militar que se ensambla en la planta de Airbus de Sevilla y que ha situado tanto a la provincia como a la región a la cabeza del sector. No en vano, Andalucía exportó el pasado año más de 3.000 millones de euros en aeronáutica, lo que representa el 57% del total nacional de esta industria, que ya ha generado en la comunidad cerca de 15.000 empleos directos y unos 45.000 indirectos.

Hitos sanitarios. Andalucía marcó el pasado año un nuevo récord histórico en lo que a trasplantes se refiere, al alcanzar la cifra de 919, un 13% más que en el ejercicio anterior. Una tendencia al alza que se está manteniendo este año, con un total de 573 trasplantes realizados en el primer semestre de 2018, lo que supone un 19,4% más que en el mismo periodo de 2017.

Además, y solo el pasado año, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) protagonizó varios hitos sanitarios. Entre ellos, el nacimiento del tercer bebé medicamento, es decir, nacido libre de una enfermedad genética y hereditaria y compatible 100% con su hermano –el primero de España tuvo lugar en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla en el año 2008-; o el uso en Málaga, por primera vez, de una prótesis de esternón y costillas hechas a medida mediante impresión 3D para un paciente de 70 años.

Más atrás en el tiempo, destaca la intervención llevada a cabo en 2015 en el Hospital Regional Universitario de Málaga, donde los cirujanos extirparon un tumor cerebral a un músico de 27 años sin anestesia general, para que el paciente pudiera tocar el saxofón durante la operación y evitar así secuelas. La intervención fue pionera en Europa.

Sombras

Corrupción. La comunidad se ha visto envuelta en los últimos tiempos en diversos casos de corrupción, con la trama de los ERE a la cabeza. Precisamente ahora está a punto de finalizar el primer juicio del caso, el de la pieza política, en el que hay 22 ex altos cargos de la Junta sentados en el banquillo de los acusados, entre ellos, los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Hablamos de una causa en la que, según el informe final de la Fiscalía, se habrían utilizado más de 680 millones de euros para el pago de las ayudas investigadas que "nunca deberían" haber salido de las arcas públicas, con el consiguiente "riesgo de menoscabo" de fondos públicos.

Reciente ha sido también el caso de las tarjetas de crédito de la extinta Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo, con las que, según la UCO, se abonaron cerca de 32.000 euros en diferentes clubes de alterne de la región. Los cursos de formación, cuya pieza principal fue archivada el pasado verano, o las transferencias de financiación a la Agencia IDEA son otras de las causas más significativas de la región.

Es esta corrupción a la que apela la oposición en bloque para pedir el voto a los andaluces el próximo 2-D, alegando, tanto PP-A, como Ciudadanos y Adelante Andalucía, que se trata de una lacra que va de la mano del PSOE-A. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, insiste en que su gestión al frente del Gobierno andaluz "no tiene ni una mancha" y recuerda que su llegada a San Telmo se produjo hace solo cinco años. "Soy la más veterana de mi Gobierno", recalcó a 20minutos en este sentido.

Paro. Defiende el Ejecutivo andaluz que la comunidad ha generado en la última legislatura cerca de medio millón de puestos de trabajo, triplicando la media de la Eurozona, según palabras de la presidenta, que reconoce en cambio que existe un "diferencial" entre Andalucía y España, "como España con Europa, pero se va recortando".

Lo cierto es que las cifras siguen señalando al paro como uno de los principales problemas de la comunidad. Según los últimos datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, la región sumó en octubre 10.854 desempleados más, un 1,35% más que el mes anterior, alcanzado una cifra total de 815.452 parados.

La afiliación a la Seguridad Social creció en algo más de 29.300 ocupados, solo un 0,97% más en relación al mes de septiembre. Pero especialmente preocupante es la calidad del empleo creado. Y es que de los más de 4,1 millones de contratos registrados hasta octubre en Andalucía, el 94,5% fueron de carácter temporal.

Sanidad. La "joya de la corona", como define la presidenta de la Junta la sanidad pública andaluza, tiene aún muchas sombras que oscurecen las luces anteriormente mencionadas. Las listas de espera son una de ellas. Según los últimos datos facilitados por el Servicio Andaluz de Salud (SAS), correspondientes a junio de 2017, en la comunidad había 62.399 personas esperando para someterse a una intervención quirúrgica, lo que supone un 5,6% más que un año antes. Pacientes que, además, esperan de media 66 días para pasar por el quirófano, siete más que en junio de 2016.

No es este el único problema al que se enfrenta la Consejería de Salud, que estos días afronta la huelga convocada por los médicos de Atención Primaria de Málaga, Huelva, Sevilla y Granada a nivel local, a la que se ha sumado la convocatoria del Sindicato Médico Andaluz para el día 27 de este mes. Reclaman los facultativos un incremento de las plantillas para aumentar el tiempo que dedican a los pacientes, cobertura de las ausencias, mejoras salariales y más seguridad para hacer frente a las agresiones.

Educación. La última polémica suscitada por las declaraciones de la exministra Isabel García Tejerina, que afirmaba que "en Andalucía, lo que sabe un niño de 10 años es lo que sabe uno de 8 de Castilla y León", ha vuelto a poner en la palestra la calidad de la educación pública en la región y la brecha existente en relación a otras comunidades. Brecha que se pone de manifiesto en el Informe PISA, el principal indicador para medir las competencias de los estudiantes españoles y de la OCDE, y que refleja que Andalucía obtuvo la peor puntuación en Ciencias y la segunda peor en comprensión lectora y matemáticas.

La Junta defiende que este informe se refiere a Secundaria y que se realiza solo sobre el 2% del alumnado, mientras que en Primaria "hemos dado un salto importantísimo en los últimos años".