Cada extranjero que entre en Europa será fichado

La CE presentó ayer un ambicioso plan para controlar sus fronteras. Los inmigrantes deberán venir con contrato y registrar sus datos físicos.

Mientras que en España la polémica está servida con la propuesta del PP de crear un contrato de integración para los extranjeros no comunitarios, la UE presentó ayer un ambicioso plan para reforzar sus fronteras contra la inmigración ilegal, y, por ende, contra «la delincuencia y los terroristas», según palabras de Franco Frattini, el comisario europeo de Justicia, Seguridad y Libertades.

El plan empezaría a funcionar como pronto en el año 2012 e implicaría la creación de un registro electrónico que ficharía, mediante huellas dactilares y un escáner de la cara, a todos los extranjeros no comunitarios que quieran entrar o salir de la UE, unos 80 millones cada año.

Cuatro aeropuertos europeos, como el de Heathrow  de Londres y el de Schiphol en Amsterdam, ya tienen mecanismos de seguridad similares. «Queremos facilitar los viajes de las personas honradas y a la vez impedir la entrada de terroristas, inmigrantes ilegales o delincuentes», señaló ayer Frattini.

Una tarjeta azul

Este sistema de control de fronteras, gestionado por un cuerpo unificado europeo, se basa en la tarjeta azul, un documento que fija las condiciones para los inmigrantes en su entrada a Europa. Éstos deberán contar con una oferta de trabajo de al menos un año y con un sueldo al menos tres veces el salario mínimo del país al que vayan a trabajar. La idea es que funcione como la tarjeta verde que Estados Unidos tiene para el control de la mano de obra extranjera.

Además, habrá otro registro de viajeros «de buena fe» que de forma voluntaria entreguen sus datos biométricos y de su pasaporte, de forma que puedan cruzar rápidamente los pasos fronterizos.

Rajoy presenta su contrato a Merkel

El presidente del PP, Mariano Rajoy, no sólo quiere crear, si gana las elecciones el 9 de marzo, el contrato de integración para extranjeros en España, sino que pretende extender esta idea en toda la UE. Así lo anunció ayer en su encuentro en Berlín con la canciller alemana, Angela Merkel, quien aseguró que la propuesta le parecía «muy interesante». Merkel es presidenta del CDU, socio europeo del PP. Rajoy no quiso dejar escapar la oportunidad de agasajar a su anfitriona con típicos productos españoles: un jamón de Teruel, una morcilla de Burgos y un cava de Girona.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento