Tarjetas De Crédito
Tarjetas De Crédito EUROPA PRESS - Archivo

El estudio ha recopilado las opiniones de 3.000 personas de diez ciudades españolas (Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Sevilla, Murcia, Vigo, Palma de Mallorca, Zaragoza y Málaga) sobre su grado de conocimiento de los medios de pago disponibles, sus preferencias al respecto y el uso que hacen de cada uno de ellos en sus transacciones diarias.

Concretamente, las tarjetas tradicionales constituyen la opción favorita para el 38,7% de los mallorquines, mientras que las contactless lo es para el 28,7%, porcentaje que supera al de los que optan por el efectivo (28%). Y la ventaja respecto al efectivo aumenta aún más si se suma a quienes se decantan por pago móvil (el 3,3%).

El volumen de mallorquines que se decanta por los pagos electrónicos podría ser mayor de no ser por dos factores. El primero de ellos es el grado de conocimiento de los distintos métodos disponibles, ya que un 68% de los encuestados reconoce no estar al tanto de todas las posibilidades a su alcance.

Esta cifra oscila en función del método de pago: el 92% conoce las tarjetas contactless, porcentaje que supera al del pago móvil (79%), el comercio electrónico (74%), las carteras digitales (30%), o los wearables (32%).

"TRABAS AL PAGO SIN EFECTIVO"

Por otro lado, las trabas al pago sin efectivo en algunos establecimientos y comercios desincentivan a muchos consumidores a la hora de utilizar cualquier otro método.

En concreto, los mallorquines opinan que existen más facilidades para pagar sin efectivo en restaurantes y supermercados (así lo afirma el 98,7% de los encuestados en ambos casos) que en cines y teatros (donde según el 86,5% de los mallorquines es posible pagar con un método cashless), comercios minoristas (79,5%), bares (58,9%), cuando se trata de bienes de bajo importe (33,7%), o en máquinas de vending (20,5%).

Entre todos los supuestos, llama la atención el hecho de que los mallorquines son los que perciben menos posibilidades de pagar sin efectivo en cines y teatros en comparación con la media nacional.

Sin embargo, en el momento de pagar, los usuarios suelen decantarse por los métodos electrónicos cuando van a un restaurante (así lo afirma el 62,6% de los encuestados), al cine o al teatro (52%) o pagan en tiendas (62%); y recurren al efectivo en los bares (78,2%) y al pagar en máquinas de vending (94,9%).

Del mismo modo, a la hora de moverse por Mallorca, los usuarios tienen la percepción de que resulta más sencillo pagar sin efectivo en el taxi (según el 58,7% de los participantes en el Índice), que en el autobús o el metro, donde conviene llevar dinero en metálico (el 76,3% y el 44,3% de los encuestados, respectivamente, afirma haber tenido problemas para pagar sin efectivo en estos medios de transporte).

Los mallorquines recurren al efectivo cuando cogen un taxi (así lo afirma el 79,3%), utilizan un parking (71,8%) o un parquímetro (77,7%), y también para subir al metro (77,1%) o el autobús (85,4%).

Por último, conviene señalar que los usuarios también empiezan a percibir que es posible realizar pagos electrónicos en oficinas de ayuntamientos (44%) y estatales (41%).

El hecho de que aún existan trabas a los pagos electrónicos en algunos de estos supuestos explica que los mallorquines utilicen estos métodos de pago menos de lo que les gustaría. Por eso, el 78% pretende incrementar en la medida de lo posible el uso de formas de pago alternativas al efectivo durante los próximos dos años.

El sistema preferido para hacerlo es la tarjeta de crédito o débito. El 62,5% prevé aumentar su uso mucho (23%) o bastante (39,5%) en este periodo y el porcentaje es aún mayor cuando se trata de una tarjeta contactless.

Según Paloma Real, directora general de Mastercard España, estos resultados se deben a que "muchos establecimientos aún mantienen restricciones al pago sin efectivo para pequeñas cantidades debido a la errónea creencia de que los pagos electrónicos conllevan altas comisiones.