Las imágenes tomadas por un videoaficionado en Moscú, Rusia, mostraban a un avión suspendido en pleno vuelo momentos antes de llegar a tierra en el aeropuerto internacional de Moscú-Vnúkovo. ¿Es posible que se pueda quedar quieto en el aire? ¿Se trata de un montaje o un truco? La explicación la da la física.

Un avión toma una velocidad de 300 km/hora cuando se dispone a aterrizar en pista. Para que se quede quieto en el aire tendría que ser por una ráfaga de viento de 300 km/h y que, además, fuera constante. Sin embargo, esa velocidad es más propia de vientos huracanados, lo que no se corresponde con el tiempo que vemos en las imágenes.

Otro aspecto a destacar es que el vídeo es grabado desde un coche en movimiento por una autopista a una velocidad de unos 100 km/h en sentido contrario al que va el avión. El principio de la velocidad relativa entre dos cuerpos es el valor de la velocidad de cada uno de ellos tal como la mediría un observador situado en otro lado.

En este caso, el observador está en un coche, que va a una cierta velocidad, mientras que el avión va en otra dirección y con otra velocidad. La diferencia entre ambos no es muy grande, por lo que los usuarios del coche que están grabando tienen la impresión de que el avión está inmóvil.

¿Puede quedarse quieto en el aire?

Desde un punto de vista técnico, solo hay una manera para que esto se de, según el portal How Things Fly: Si el peso y la sustentación se anulan entre sí y, al mismo tiempo, el empuje y la fricción se anulen entre sí. Resulta muy raro que suceda.

Para permanecer en el aire y volar, la aeronave necesita avanzar. Dado que la elevación se produce cuando el ala empuja el aire hacia arriba para acelerar, las alas deben moverse a través del aire, acumulando velocidad para seguir produciendo elevación. Si el avión dejara de volar hacia adelante, no podría producir sustentación, por lo que no podría permanecer suspendido, a diferencia del helicóptero que usa una hélice para mantenerse en el aire.