María Dolores de Cospedal ha decidido ceder. La ex secretaria general del PP anunció este miércoles que abandona el escaño en el Congreso solo dos días después de haber renunciado a su puesto en el Comité Ejecutivo del partido por los audios en los que se le vincula con el excomisario Villarejo, ahora en prisión.

La también exministra de Defensa difundió un comunicado en las redes sociales en las que explica su decisión. Se aparta para "liberar al PP de cualquier ataque, por injustificado que sea", y asegura que no ha hecho nada de lo que se sienta avergonzada. Con este paso, además, Cospedal deja de ser aforada, aunque mantiene su retribución como exministra (algo que le impide dedicarse a la empresa privada).

Cospedal pide a sus compañeros del Partido Popular  "que cierren filas ante las injusticias" y en el que asegura que se equivocó al pedir a su esposo, Ignacio López del Hierro, que ayudara en una interlocución que "no era fácil" con Villarejo, pero avisa de que nunca ha necesitado mentir.

"Siempre he dicho la verdad"

"Nunca he tenido que mentir, nunca lo he hecho. Siempre he dicho la verdad. Y la verdad es que nunca ordené ni encargué espiar a nadie. Pedí más información para confirmar si eran ciertas algunas cuestiones", recogió en el comunicado, en relación a los audios en los que hablaba de investigar al hermano de Alfredo Pérez Rubalcaba. "Luché, pues era mi deber, contra los que traicionaron a mi partido y a la confianza de la sociedad", expresó Cospedal, quien también apuntó que todo ello fue "un trabajo ingrato y difícil", pero que no se arrepiente: "Se lo debía a mi gente y a todos los españoles".

La decisión de María Dolores de Cospedal se conoce después de que la actual dirección del PP, con Pablo Casado a la cabeza, explicara el lunes que abandonar el Congreso –tanto el escaño como la presidencia de la comisión de Exteriores– era una decisión "estrictamente personal". Desde Génova, por tanto, no aclararon si Casado iba a forzar la caída definitiva de uno de sus principales apoyos en la segunda vuelta de las primarias.

Casado: "Una decisión libre y personal"

Según recoge en el documento difundido, desde el último Congreso Nacional del PP en julio pasado, en el que fue elegido Pablo Casado presidente del partido, tenía decidido abandonar la política, lo que hubiera hecho "dentro de unos días" al término "de una transición ordenada de sus responsabilidades".

Cospedal asumió el cargo de secretaria general del Partido Popular en 2008, un año antes de que se produjeran las grabaciones que le han costado el puesto. Desde entonces, pasó por el gabinete de Mariano Rajoy como ministra y posteriormente formó parte del Comité de Dirección, una vez que Pablo

Casado asumió el liderazgo de la formación tras vencer en primarias a Soraya Sáenz de Santamaría. Unas primarias a las que la propia Cospedal se presentó. Fue la tercera más votada por los afiliados, y no pasó a la segunda vuelta, por lo que decidió respaldar a un Casado que ha evitado apoyarla explícitamente durante toda esta polémica. "Pido perdón a todos mis compañeros", concluye Cospedal en el comunicado, para añadir que se marcha "agradecida" y "convencida de que el PP es el partido que necesitan los españoles".

Fuentes de la dirección nacional del PP explican a Efe que era "la mejor decisión" que podía tomar tras la publicación de sus conversaciones con Villarejo. Una decisión "libre y personal", ha valorado el líder del PP, Pablo Casado, que considera que ha actuado "en el bien de su partido y de los españoles mucho antes que en su interés".