Violencia doméstica
Una imagen de violencia machista. ARCHIVO

Un 13,8% de las mujeres de Barcelona sufrió una agresión machista en 2016 -excluyendo comentarios, gestos sexuales o exhibicionismo- y un 2,3% fue víctima de hechos muy graves, según datos de la 'Enquesta de les violències masclistes' del Ayuntamiento, que ha contado con 4.674 entrevistas, 4.075 a mujeres y 599 a hombres.

En una atención a los medios tras participar este miércoles en la 'Jornada Masculinitats i Canvi Social' en el Palau Macaya, la concejal de Feminismos y LGTBI, Laura Pérez, ha declarado que la encuesta aporta datos que impiden sentirse satisfechos, como que aún hay un 7% de hombres y un 5% de mujeres que "no identifican que obligar a una mujer a tener relaciones sexuales es violencia machista".

"Aún tenemos datos que nos tienen que preocupar y orientar políticas públicas como las que estamos haciendo desde el Ayuntamiento", ha manifestado, y ha resaltado acciones como los estands antimachistas en las principales fiestas de la ciudad que han llegado a más de 30.000 jóvenes.

Más identificación de la violencia

Ha explicado que, en comparación al último estudio de 2010, la encuesta de 2016 presentada este miércoles también tiene datos positivos en la identificación de la violencia machista, y ha puesto como ejemplo que mientras que en el primer año un 69% de los hombres consideraba violencia dar una bofetada, ahora la cifra sube al 85%.

"Se ve un aumento importantísimo en la identificación de diferentes tipos de violencia", ha comentado sobre la encuesta, que muestra que las mujeres que consideraban que una bofetada era violencia en 2010 era un 85%, mientras que en 2016, un 91%.

Otros datos indican que un 41% de hombres consideraba en 2010 que controlar a su pareja -dónde, con quién y qué hace en todo momento- era violencia, y ahora un 63%, y que no dejar a la mujer hablar con otros hombres era violencia para un 48%, mientras que en 2016 lo considera un 70%.

El estudio, además, indica que un 20% de los hombres de entre 16 y 29 años no ve violencia machista en enviar mensajes al móvil continuamente para controlar a su pareja, mientras que la cifra desciende al 11,4% en el caso de mujeres de la misma edad.

Pérez también ha considerado un "éxito" el Servicio de Atención a Hombres (SAH), un servicio municipal dirigido a hombres que han ejercido la violencia machista contra sus parejas o exparejas, y ha resaltado que las atenciones han aumentado un 91,5% en este mandato.

Ha explicado que los hombres que acuden al SAH identifican mejor la violencia al terminar el tratamiento y sus parejas "identifican una mejora en los comportamientos machistas, de control o de violencia física y psicológica".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.