El Tribunal Supremo falló ayer sobre la legalidad de la prolongación de Blasco Ibáñez a través del Cabanyal, pese al intento del Ayuntamiento por retrasar la vista, como informó ayer 20 minutos.

Sin embargo, la publicación de la sentencia, que suele retrasarse entre una semana y diez días desde la fecha del fallo, podría demorarse aún más tiempo.

Según han informado desde el Supremo, esto se debe a que «hay una huelga de funcionarios de Justicia, de órganos centrales y de tribunales que podría retrasarlo». En caso de ser favorable al Ayuntamiento, se derribarán 1.650 casas del barrio.