Amaya Arzuaga
La diseñadora burgalesa posa con uno de sus diseños. JORGE PARIS

La diseñadora Amaya Arzuaga presentó esta tarde en la Pasarela Cibeles su colección "Abracadabra" inspirada en la magia, los volúmenes geométricos y la papiroflexia. Unas horas antes, Arzuaga recibió al diario 20 Minutos en el backstage donde ultimaba todos los detalles de su desfile. Calzando con soltura unos originales taconazos de aguja, esta burgalesa criada entre hilos y cepas, desfila por el mundo de la moda con una meteórica carrera a sus espaldas.

¿Sus diseños son para la mujer "normal" del día a día?

Visto con mi ropa y me considero una mujer normal. Obviamente tenemos dos colecciones: la reserva, que es la de las piezas más especiales, y la de venta normal que es para llevar a cualquier hora del día. También es cierto que en una pasarela presentas lo más especial porque sino es un aburrimiento.

Las colecciones las pienso primero en negro"

Entonces, ¿no es cierto el tópico "de que los diseñadores sólo crean para las mujeres flacas"?

No, porque yo hago desde la talla 36 a las 46 y tengo estupendas clientas de la 46 a la 44 y se puede ir a la tienda y verlo fácilmente. Estoy encantada con quien quiera ponerse mi ropa. Obviamente, la ropa luce más bonita cuando se mide 1,80 pero la mayoría no somos así.

¿Qué tipo de mujer es la que se lleva ahora?
No lo sé porque la moda ahora está muy abierta desde que hay grandes mercados como el de China. Hay que cambiar tan rápido los ciclos que confluyen a la vez muchas tendencias. Lo que se lleva y siempre se llevará es intentar diferenciarse un poco de los demás y tener personalidad. Si sigues las tendencias o no, da un poco igual. A mí me gusta porque me encanta la moda, pero no creo que sea una obligación para nadie.

Teniendo en cuenta que la mayor parte de su producción se vende en el extranjero ¿Se crean colecciones distintas a las que tenemos en España?
Exporto bastante al extranjero porque España es sólo un país, pero donde más vendo es aquí. No hacemos colecciones especiales y la ropa es igual en España que en Tokio.

La moda es el futuro y lo que no está"

¿Qué opina sobre el estudio que clasifica el cuerpo de la mujer española como campana, cilindro y diábolo?
Me parece una estupidez. Hay mujeres que tienen un poco de cadera, otras un poco de barriguita... ¿y qué? ¿Qué necesidad hay de cilindros, campanas o diábolos? Además, podrían haber puesto nombres menos ofensivos.

¿No hace falta homogeneizar los tallajes de la ropa?

Lo considero innecesario. Mi ropa, por ejemplo, tiene unas tallas que son estándar y vendo en muchos sitios sin ningún problema. Cuando voy a Francia y me compro algo sigo teniendo la misma talla. Además, a todos nos interesa que se pueda reconocer una talla, pero de ahí a tener que poner ese tipo de nombres, me parece absurdo.

¿Usted en qué categoría entra?
No tengo ni idea porque tampoco me he molestado en leer el estudio.

La diseñadora Amaya Arzuaga ¿con qué se viste?
Generalmente, con la mía pero también me pongo ropa de diseñadores que me gustan como Margiela o Balenciaga.

¿Cuál es su color preferido?

Sin lugar a dudas el negro, quizás sea porque en el fondo estamos hartos de ver colores. Desde muy pequeña siempre he vestido de ese color. Incluso mis colecciones las pienso primero en negro y luego ya las adapto a otros colores.

A qué personaje famoso le gustaría vestir y a cuál no

Me da igual, pero hay más personas a las que no me gustaría vestir. Aunque estoy encantada de que la gente se vista con mis colecciones tampoco les persigo para que lo hagan.

¿Sus diseños se pueden adaptar a una mujer y a una botella?

Hombre, lo de la botella está más complicado porque su cuerpo no tiene ninguna forma, pero ya lo hemos hecho para algún tema benéfico.

No persigo a la gente para que se vista con mi ropa"

¿Su vocación de dónde le viene?
Por un lado familiar porque mi abuelo se dedicaba al textil y mi madre siempre ha tenido una fábrica de punto. Cuando era una niña siempre vestía de una forma diferente porque viajaba mucho con mi madre al extranjero y con 13 años ya iba a ver desfiles de Jean- Paul Gaultier. Pero lo que hizo que me decantase por la moda fue el hecho de que en mi colegio se llevara uniforme y cuando salíamos de clase todas seguían vistiendo igual. Por eso quise intentar que las cosas fuesen un poco distintas, más personal y original.

Si llega a ser por tradición también se podría haber dedicado al vino
Exacto, pero eso me lo bebo y nada más.

En general, a pesar de que hay nuevas colecciones parece que están basadas en antiguos modelos ¿está todo inventado ya dentro del mundo de moda?
Quizás los largos y las hechuras ya están inventadas, pero siempre se puede dar la vuelta y crear cosas nuevas. Yo intento no volver mucho al pasado porque creo que la moda es el futuro y lo que no está. Es cierto que una mini es una mini, pero siempre se puede hacer de mil formas nuevas y eso es lo difícil: seguir intentando hacer cosas personales. Te puedes inspirar en cosas de los 50, pero ser literal no tiene sentido porque ya está hecho.