Entrando a la discoteca
Una joven entra a una discoteca agencia

Las discotecas de Valladolid son las que más pronto cierran de toda España, según los datos que maneja la asociación de Empresarios de Discotecas de Castilla y_León (Asendiscale).

En la actualidad, los bares musicales tienen que bajar las verjas a las 3 horas, de lunes a jueves; a las 3,30 h., los viernes, y a las 4.30 h., los sábados. Por su parte, las discotecas no pueden abrir durante la semana más tarde de las 4.30 h, los viernes hasta las 5 h., y los sábados hasta las 6 h.

«Los sábados empatamos con alguno, pero los viernes somos los primeros del país en cerrar. Además, es el único sitio donde hay distinto horario esos días», dice el responsable provincial de Asendiscale, José María Moreno.

Los dueños de las discotecas piden que les dejen abrir tres horas más que a los bares musicales.
Esta situación cambiará antes de abril, cuando la Junta apruebe un horario único para la Comunidad. Hoy en día cada municipio tiene sus propias normas y la región es la única de España que aún no tiene una regulación.

De hecho la Consejería de Interior ya se ha reunido con representantes de las asociaciones de hostelería, de vecinos y de consumidores para conocer sus deseos.

Los que más claro lo tienen son los dueños de discotecas, que piden que se les deje abrir tres horas más que a los bares musicales. «Cuando ellos cierran empieza nuestro negocio».

Los empresarios de Valladolid creen que una buena hora son las 6.30 de la mañana, siempre y cuando los pub echen el cierre a las 4 horas. «Luego nos deberían dar otra media hora para desalojar sin poner copas y con la luz encendida», comenta.

Sin embargo, la asociación a nivel regional espera que el horario único que fije  la Junta sea las siete. «Los bares en otras ciudades aguantan más (hasta las 5.30 en León). Además, es el horario que se maneja en la mayoría de España», indican.

A favor de la colocación de un arco para detectar armas

El presidente regional de la Asociación de Empresarios de Discotecas, Francisco Javier Garmón, se mostró ayer favorable a colocar arcos en las puertas de las discotecas para evitar que los clientes entren con armas.

«Si se elimina el problema en la puerta se evita que luego sucedan cosas más graves".

"Un arco o una paleta cuestan entre 3.000 y 7.000 euros. De todas formas, ahora hay menos problemas que hace cinco años», comenta.