Aparcar el coche en el garaje de casa es cada vez más difícil. Cuesta maniobras y hasta arañazos y golpes. Se debe a que el tamaño de los vehículos ha aumentado pero las plazas siguen siendo igual de grandes.

El tamaño mínimo que se exige en Asturias para las plazas de cualquier edificio tienen que medir 2,20 de ancho por 4,50 metros de largo. En los bloques antiguos son más grandes, pero ahora los constructores apuran al máximo estas medidas para aprovechar espacio y ahorrar dinero.


Según la Asociación de Fabricantes de Coches (Anfac) los coches, no sólo los todoterreno y los de lujo, sino también los turismos, se han agrandado siete centímetros de ancho y dos de largo.
En Elche (Alicante) desde 2005, el tamaño mínimo es de 5 por 2,40 metros, más acorde con los coches de ahora.

No hace falta tener un coche grande para encontrar problemas. El Renault Megan, uno de los más vendidos, mide 4,20 x2,17 m, por lo que cabe muy justo de ancho. El Renault Laguna no cabe de largo y está muy justo de ancho (4,59 x 2,17) y otros, directamente no entran como el Ford Mondeo (4,73 x 2,21 m) o el Vokswagen Passat (4,76 x 2,22 m).