Alexandria Ocasio-Cortez
La candidata demócrata a la Cámara de Representantes de EE UU por Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, tras votar en el Bronx, Nueva York. Justin Lane / EFE

Las elecciones de EE UU de mitad de mandato han supuesto un cambio de 180 grados para Alexandria Ocasio-Cortez, que se ha convertido en la congresista más joven de la historia de EE UU con solo 29 años.

Nacida en el Bronx el 13 de octubre de 1989, de madre puertorriqueña, ganó en junio, contra todo pronóstico, la nominación de su partido al veterano congresista Joe Crowley, uno de los inamovibles de su partido que llevaba en su escaño desde 1999 y era conocido como uno de los mayores líderes. Crowley perdió contra Ocasio-Cortez, a pesar de que ella solo disponía de 194.000 dólares frente a los 3,4 millones de presupuesto del veterano congresista.

"Se supone que las mujeres como yo no nos deberíamos presentar al cargo", afirmaba esta joven latina, de tez morena, millennial y autodenominada socialista en su campaña de las primarias del Partido Demócrata para el Distrito 14 de Nueva York, una circunscripción electoral a caballo entre Queens y el Bronx.

La razón de la victoria de Ocasio-Cortez la compartió ella misma en las redes sociales com una foto de un par de zapatos agujereados: "Algunas personas dicen que gané por razones demográficas. Primero, eso es falso. Ganamos con votantes de todas las clases. Segundo, aquí está mi primer par de zapatos de campaña. Llamé a puertas hasta que la lluvia atravesó las suelas".

Feminista, socialista y millennial

Después del fallecimiento de su padre tuvo que asumir dos puestos de trabajo para ayudar a su madre, limpiadora de casas, a mantener a su familia.

Graduada en Economía y Relaciones Internacionales por la Universidad de Boston, con tan solo 22 años montó una editorial de libros infantiles que mostraban el Bronx de una manera positiva.

Alexandria trabajó como asistente para Ted Kennedy y fue miembro de la comitiva electoral de Bernie Sanders en 2016 en las primeras demócratas frente a Hillary Clinton. Es la líder oficiosa de un grupo de candidatas latinas conocido como las "insurgentes" por haberse enfrentado con éxito al "establishment" demócrata y que apoya políticas como el seguro médico para los ciudadanos, la universidad gratuita o la eliminación del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

Pertenece a la organización nacional "Democratic Socialists of America" y define el socialismo como una manera de garantizar una vida digna, que los niños tengan una buena educación, servicios de salud y proteger los derechos civiles. Además, defiende el salario mínimo federal de 15 dólares a la hora, la vivienda como un derecho humano y aprobar incentivos fiscales para la construcción de viviendas más asequibles.

Ya durante su campaña recorrió espacios de diálogo feminista como el exclusivo club The Wing para hablar de las crecientes políticas de la comunidad latina.

Ahora, Alexandria Ocasio-Cortez es la mujer congresista más joven de la historia de Estados Unidos, una marca que anteriormente tenía la representante del distrito 21 de Nueva York, la republicana Elise Stefanik, quien llegó a Washington en 2015 con 30 años.