Los indigentes podrán refugiarse en albergues de baja exigencia como el de Alameda de Mazarredo, pero fuera de Bilbao.

Las Juntas Generales de Bizkaia dieron ayer un primer paso para que se creen nuevos centros, e instaron a la Diputación por unanimidad a que busque una ubicación para un centro para indigentes.

La Diputación también tendrá la misión de ordenar a los ayuntamientos de más de 20.000 habitantes que lleven a cabo un estudio sobre las necesidades de alojamientos similares en sus municipios.

Un informe del Ararteko censuró recientemente que los ayuntamientos vizcaínos derivan a Bilbao la responsabilidad de alojar a personas sin hogar, a pesar de que les corresponde por ley.

Y el Ayuntamiento de Barakaldo, precisamente, rechazó la construcción de un centro en la localidad, pese a disponer de un terreno gratis, según denunció ayer el grupo juntero de Aralar.