Robert Redford
Robert Redford durante su conferencia en el Mobile World Congress. Albert Gea / Reuters

El actor y director de cine Robert Redford ha conseguido congregar hoy a casi dos centenares de periodistas, incluyendo muchas televisiones y fotógrafos, pero los asistentes al salón del Congreso Mundial de Móviles 3GSM que se celebra estos días en Barcelona han mostrado un escaso interés.

Robert Redford ha participado en la sesión dedicada al entretenimiento en el móvil, en la Sala Oval del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), en la que han sido mayoritarias las sillas vacías, con apenas un centenar de asistentes del Congreso de Móviles propiamente dicho.

Redford ha destacado el móvil como medio ideal para los cineastas independientes

Vestido con tejanos, camiseta negra y una americana marrón claro, ha ejercido de celebridad con la soltura de una persona que lleva media vida haciendo justo eso. Redford ha asegurado que estaba encantado de venir a Barcelona y se ha mostrado "impresionado" por el arte, la cultura y la historia de la ciudad.

"Hollywood sigue el mercado, pero también hay que estar atento a la tecnología y a los cambios que la misma está produciendo en la distribución", ha reflexionado hoy Redford sobre los nuevos canales que se presentan para el cine. El tema del discurso de Redford ha sido destacar el potencial de la tecnología móvil -la "cuarta pantalla"- como medio para que los cineastas independientes lleguen a nuevas audiencias a nivel global.

>

Su aparición en el congreso sigue la colaboración de la organización del 3GSM con el Sundance Film Festival, el festival de cine independiente más importante del mundo.

Lógicamente, Redford ha hecho una gran defensa del cine independiente, como una apuesta "más arriesgada y difícil", frente al enfoque de los grandes estudios. Redford ha destacado la calidad de los "cortos" frente a muchos largometrajes y ha recordado cómo en su infancia disfrutaba con los cortos de dibujos animados de personajes de la Warner, como Bugs Bunny.

También ha demandado que la tecnología sea fácil de usar y que permita interacción de sonido e imagen, por ejemplo a través del acceso a YouTube.