Vodafone ofertó al sevillano Sergio B.D. su tarifa plana 3G, sin límite de descargas, al precio de 39 euros más IVA al mes. Sin embargo, no le informó de que, aunque el servicio seguiría activo si viajaba fuera de España, ese precio no sería respetado.

El resultado fue que en tan sólo 48 horas, Sergio B.D se enfrentaba a una factura de más de 8.000 euros por las conexiones a internet que hizo en Portugal.

Vodafone pretendía cobrar 5 euros más IVA por cada mega descargado en conexiones a internet con Vodafone Portugal
FACUA presentó una reclamación a Vodafone argumentando que las cantidades facturadas entre el 29 de abril y el 1 de mayo no respondían a las condiciones del servicio ofertadas al usuario. La compañía pretendía cobrar 5 euros más IVA por cada mega descargado en conexiones a la Red con Vodafone Portugal.

Finalmente, Sergio no tendrá que abonar la factura porque Vodafone ha decidido anularla. Y es que el contrato suscrito con la empresa de telefonía no sólo no aclara las condiciones del servicio, sino que asegura que el consumidor recibirá toda la información en el punto de venta, algo que en realidad no ocurre.

De hecho, a través de un sondeo en varias tiendas de la compañía, FACUA constató que ningún vendedor informó de las limitaciones geográficas de su tarifa plana de acceso a internet, e incluso en algunos casos aseguraron que se aplicaría en cualquier lugar con cobertura Vodafone, multinacional presente en 60 países.