Amadeo Vellver
Amadeo Vellver AYUNTAMIENTO DE RIBA-ROJA

Amadeo Bellver Mas y José Bigorra Pedrós fueron asesinados y sepultados entre finales de abril y principios de mayo de 1939. Los testimonios de los supervivientes de la época ratifican que en una de esas semanas se rubricaron hasta 142 penas de muerte, entre las que destacan el fusilamiento de 19 personas en una sola jornada, detalla el consistorio en un comunicado.

Entre estas personas fusiladas se encontraban estos dos vecinos de Riba-roja de Túria, encarcelados durante años en una prisión de Llíria (Valencia). Desde allí los trasladaron a Villar del Arzobispo para matarlos y posteriormente enterrarlos en las fosas comunes.

La primera de las prospecciones, efectuada con una subvención de la Diputación de Valencia de 50.000 euros, ha resultado infructuosa en la localización de los cuerpos de los sentenciados a muerte. Próximamente se realizará una segunda prospección de los terrenos donde se cree que pueden reposar los restos, de acuerdo a los testimonios de la época.

Al parecer, las personas fusiladas en Villar procedían de diversas localidades valencianas, tanto de la provincia de Valencia como de las comarcas del Camp de Túria y de la Serranía. Las primeras investigaciones sitúan las fosas comunes en diversas áreas situadas cercanas al cementerio municipal, junto a un lavadero.

UNA EMOTIVA CARTA ESCONDIDA EN UNA CAJA DE CARAMELOS

Uno de los dos vecinos de Riba-roja ejecutados consiguió hacer llegar a su familia una carta de despedida "desgarradora y muy emotiva". La metió en una caja de caramelos y consiguió que pasase desapercibida hasta llegar a su destino final. Las autoridades surgidas del levantamiento militar impedían que los presos se pusiesen en contacto con sus allegados.

Los estudios y análisis de los datos históricos aportados por los supervivientes de la época fijan en diversos centenares los cuerpos que se pueden hallar en algunos campos del término municipal de Villar del Arzobispo, en un enclave situado cerca del cementerio y del polígono industrial La Loma. El vecino de Villar Vicente López Llatas ha sido uno de los artífices que ha permitido indagar y descubrir aspectos e incógnitas de los desaparecidos de Riba-roja.

Los testimonios orales junto a fotografías de la época y diarios escritos por particulares han sido esenciales para recabar toda la documentación de los hechos tan terribles que sufrieron estos dos vecinos de Riba-roja de Túria.

Testigos de la época relatan que los jóvenes de la localidad se negaban a jugar a fútbol en un campo destinado a tal efecto porque muchos de los cuerpos de los ejecutados estaban en lugares cercanos al recinto deportivo y, en ocasiones, llegaron a visualizar y detectar huesos y restos humanos en zonas anexas.

"ACTO DE JUSTICIA PLENA"

El alcalde de Riba-roja de Túria, Robert Raga, ha defendido "el derecho" de las familias de los dos desaparecidos "a encontrar los restos de los cuerpos de sus familiares para trasladarlos a su localidad de nacimiento y poder resarcir de esta forma el daño que en su momento sufrieron, en un acto de justicia plena con el objetivo principal de poder cerrar las heridas que durante tanto tiempo han soportado".

"No hay que olvidar que en Paterna también hay vecinos de Riba-roja sepultados en fosas comunes y tienen el mismo derecho a recuperar sus cuerpos", ha zanjado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.