La empresaria bilbaína acusada de estafar a 14 inmigrantes ha llegado a un acuerdo con la acusación para evitar la celebración del juicio, que se iba a celebrar esta mañana. La mujer se ha declarado culpable, y se ha comprometido a devolver a las víctimas el dinero que les cobró, que asciende a un total de 7.550 euros.

El juez ha condenado a la mujer a 18 meses de cárcel, pero sólo tendrá que ingresar en prisión sin finalmente no devuelve el dinero.  La culpable también deberá pagar una multa de 1.800 euros. Ministerio Fiscal y acusación particular (ejercida por Harresiak Apurtuz) pedían cuatro años de cárcel.

Harresiak Apurtuz y Ministerio Fiscal acusaban a la empresaria de cobrar a inmigrantes (casi todos ellos africanos) entre 1.200 y 1.500 euros a cambio de ofrecerles un contrato de trabajo en varias empresas sin infraestructura ni actividad. Estas empresas se dedicaban supuestamente a la hostelería. También se comprometía a darles papeles.

Finalmente, todos los trámites quedaban truncados, ya que la Administración no concedía los permisos a los inmigrantes al tratarse de negocios inviables o inexistentes. Según la acusación, la empresaria eraplenamente consciente de ello.

Ahora, Harresiak Apurtuz solicitará a la Administración que los afectados consigan papeles, ya que han colaborado con la Justicia para destapar un delito. Esta posibilidad está recogida en la Ley de Extranjería.

El día 19 de febrero se celebrará otro juicio en Bilbao por estafa a inmigrantes. En éste, una abogada está acusada de estafar a 46 extranjeros.