El pleno de la Sala Tercera del Tribunal Supremo comenzó este lunes a las 10.00 horas una intensa jornada para decidir quién tendrá que pagar el impuesto de actos jurídicos documentados (AJD) de las hipotecas. La reunión se ha celebrado dos semanas después de que el presidente de la sala, Luis Díez-Picazo, decidiera congelar la sentencia que obligaba a los bancos a pagar esta tasa y no a los clientes, como hasta ahora.

Un total de 28 magistrados de los 31 que componen la sala han acudido a presentar sus alegaciones al respecto de las sentencias del pasado 19 de octubre. Como se preveía desde primeras horas de la mañana, la intensa sesión se detuvo a las 19.45 y continúa desde las 10 horas de este martes

Fuentes de la Sala consultadas señalaron que en el debate de fondo de la cuestión —si se estiman o no los tres recursos presentados por la Empresa Municipal de la Vivienda de Rivas-Vaciamadrid contra una sentencia anterior que falló a favor de las entidades bancarias— habían intervenido un total de 9 de los 28 magistrados reunidos, dos de los cuales fueron los ponentes asignados a los citados recursos.

Las mismas fuentes apuntan que los magistrados que sí han intervenido no mostraron una postura unitaria respecto a este asunto, y que hubo opiniones tanto a favor como en contra de confirmar el giro jurisprudencial realizado hace tres semanas por una de las secciones de esta sala, que atribuyó a los bancos el pago del impuesto.

Dos de los cuatro que han defendido confirmar la nueva jurisprudencia han sido los dos ponentes de los recursos estudiados este lunes, Nicolás Maurani y Francisco José Navarro Sanchís. Sin embargo, otros cinco magistrados que intervinieron este lunes se mostraron en contra de confirmar la nueva doctrina y han abogado por volver a la situación anterior, la de que sean los clientes los que abonen este impuesto a Hacienda.

Durante las primeras cinco horas de debate, los 28 magistrados, salvo un número muy pequeño de ellos que se posicionaron desde el principio a favor de volver a la jurisprudencia anterior, no entraron en el fondo de asunto y se limitaron a discutir sobre la procedencia de admitir o no los recursos llevados al Pleno por el presidente de la Sala Luis Díez-Picazo. Lo que mayoritariamente han respaldado en esta primera fase de la discusión ha sido la decisión del presidente Díez-Picazo de avocar el asunto al Pleno.

Que no haya habido un acuerdo todavía indica la trascendencia de la decisión, que podría suponer una victoria para las asociaciones de consumidores que reclaman el impuesto y un perjuicio de millones de euros para las entidades financieras.

Los 15 días entre la paralización de la sentencia y la reunión del Pleno del Supremo han estado marcados por la incertidumbre de los agentes implicados. La decisión de Díez-Picazo fue considerada"un error" por parte de las asociaciones de jueces, mientras que partidos políticos como Podemos incluso se quereyaron en contra del presidente de la Sala por prevaricación, aunque su escrito fue desestimado al entender que los hechos no tenían "relevancia penal alguna".

Las hipotecas podrían encarecerse

Por su parte, la banca confía en que la sentencia no tendrá retroactividad, es decir, que si la banca tiene que hacerse cargo del impuesto no tenga que pagarla a las hipotecas ya firmadas, como exigen los consumidores.

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, señaló hace unos días que, si las entidades financieras pagasen el AJD a partir de ahora, "habrá que pensar si los precios a los que se está ofertando un producto permiten obtener una rentabilidad. No hay ninguna industria que venda a pérdidas", lo que parece indicar que las hipotecas se encarecerían.

El ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha avanzado este lunes que, dependiendo de lo que dicte el Supremo, el Ejecutivo estudiará articular "algún tipo de ayuda" a las Comunidades Autónomas, que podrían tener que afrontar la devolución del dinero reclamado si se declara la retroactividad de la sentencia.

Podemos llama a manifestarse

Por su parte, diversas plataformas sociales y partidos políticos han llamado a las movilizaciones si la sentencia acaba fallando a favor de los bancos. El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha anunciado que, "si se confirma que la alta magistratura prefiere defender a la banca antes que a las familias de España, las familias tendrán que salir a la calle y nosotros estaremos apoyando". La Plataforma de Afectados por la Hipoteca se ha manifestado durante la mañana frente al tribunal con pancartas en las que se podía leer:"La banca manda. ¡Ya ni disimula!".

En cualquier caso, y tome el Supremo la decisión que tome, lo más probable es que no sea la resolución definitiva. Expertos consultados por 20minutos declararon la semana pasada que es muy probable que el caso de eleve ante la justicia europea, "al igual que ha pasado con las cláusulas suelo o las hipotecas multidivisa".