El director general de Inmigración de la Región de Murcia, Leopoldo Navarro, considera que el contrato de integración para los inmigrantes incluido en el programa electoral del PP dará "seguridad jurídica a ambas partes, a la sociedad de acogida y a los extranjeros que lleguen a España".

Indicó que la propuesta del PP sobre la implantación del contrato de integración "no es nueva" y subrayó que funciona "con éxito en Inglaterra, Francia, Alemania, Italia y Bélgica".

Añadió Navarro que "si queremos ser fuertes en Europa y un socio competitivo tendremos que saber que jugamos en un espacio común en el que hay que aplicar fórmulas comunes" y dijo no entender la polémica suscitada en el resto de partidos por la propuesta del PP.

El director general de Inmigración explicó que el 20% de los residentes en la Región son de origen extranjero y abundó en que la inmigración es "un tema que preocupa y ocupa a la sociedad murciana".

Para Navarro la inmigración, hasta ahora, "ha traído beneficios y progreso a la Región de Murcia" aunque reconoció que al Gobierno regional le preocupan, entre otros aspectos, el de la llegada de inmigrantes ilegales por las costas de la Región.

Más riguroso con el control de flujos 

En este sentido recordó que las competencias de regulación de los flujos migratorios dependen del Estado, al que pidió que "sea más riguroso con el control de esos flujos, porque aquellos que llegan en malas condiciones, sin permiso de trabajo y residencia, suelen caer en manos de mafias y de desaprensivos que los ponen en una situación de especial vulnerabilidad".

El director general de Inmigración opinó, sin embargo, que la comunidad ecuatoriana residente en la Región -solo en Lorca compuesta por más de 8.000 personas- "no percibe que se estén cumpliendo en Ecuador las condiciones para que haya una situación laboral, social y política que invite al regreso, por lo menos a corto plazo".

Apostilló que "el hecho de que se fueran todos los ecuatorianos, o todos los ciudadanos de Argelia o de China, cualquier éxodo supondría un drama para la economía de la Región de Murcia, porque en muchos sectores su mano de obra es mayoritaria, como ocurre en Lorca con la agricultura.