La banda tanguera con más solera de España gusta de tocar en teatros, donde el público escucha en silencio el resuello del bandoneón que acompaña a la inconfundible voz de Antonio Bartrina, alma del mejor Malevaje.

El grupo madrileño presentó el pasado 12 de febrero, en directo, su último trabajo.

El grupo madrileño presentó el pasado martes, en directo, su último trabajo, No me quieras tanto (quiéreme mejor), disco del que destacan dos dedicatorias: una a Alfredo Di Stéfano -Gracias Viejo- y la otra al fallecido maestro Osvaldo Larrea, su maestro, -Pibe Osvaldo-.

Con un aforo prácticamente al completo, Malevaje hizo las delicias de un público entregado al repertorio tanguero de los madrileños.

¿Los tangueros sois como los roqueros? O madrugáis y esas cosas....
No hay normas (risas). Llevo muchos años viviendo por el día, pero antes sí vivía por la noche. Más que del rock o del tango, depende también de los años que se tienen. A los 20 se aguanta todo, pero a mi edad una resaca me dura tres días, como también pasa con los roqueros de mi edad (risas)

Lo del tango te viene por tu abuelo, que era madrileño ¿no? ¿Cómo es esa historia?
De chaval oía tangos en casa de mis abuelos. Con unos años más, cuando entendí lo que decían, me quedé ‘colgado'. Era la música de moda a finales de los 50 y primeros años de los 60. El tango estuvo de moda en el mundo entero hasta que llegaron los Beatles.

¿Es lo mismo el tango con el lunfardo que sin él?
Igual; aunque si el público no lo controla se entiende peor (risas).

¿Os sentís mejor tocando en teatros?
A mí me gusta mucho tocar en teatros porque la gente está en silencio, que es lo que quiere todo artista. No se comenta tanto como en los bares.

Me gusta mucho tocar en teatros porque la gente está en silencio

¿La gente se arranca a bailar en vuestros conciertos?
A veces sí, aunque en un teatro es complicado. No es muy habitual en este tipo de recintos, pero cuando tocamos al aire libre sí que pasa a menudo.

¿Cuál es el público español que más entiende de tango?
El tango habla de la vida y, la verdad, el público no suele variar mucho en nuestros conciertos.

E internacionalmente, ¿hay alguno que os haya sorprendido?
En Winterthur (Suiza), por ejemplo, nos quedamos muy sorprendidos porque la gente se arrancaba a bailar. Pensábamos que eran argentinos, que están en todas partes. Pero no, eran suizos. En el norte de Europa hay mucha afición por el tango. Hay muchos grupos de tango en Finlandia, por ejemplo, donde es casi como la música nacional.

¿Qué ha cambiado en Malevaje a grandes rasgos en estos casi 24 años de trayectoria?
Este mes cumplimos 24 años, sí. Hemos aprendido mucho en todo este tiempo y también los músicos han cambiado. Fernando Gilabert, también fundador, es el único, junto conmigo, que ha estado siempre en Malevaje, salvo un par de años. También ha cambiado la formación en diferentes etapas: hemos llegado a ser once, aunque en los últimos tres discos hemos vuelto a la formación clásica de bandoneón, guitarra y contrabajo.

¿Sería más difícil que un grupo como Malevaje saliera adelante hoy día si empezara de cero ahora?

Creo que Malevaje también podría funcionar si saliese ahora


Malevaje surgió en un momento muy bueno, en plena movida, donde todo el mundo estaba ansioso por todo lo novedoso: la pintura, la música... pero también es cierto que ahora la difusión de todo es mucho mayor y no se limita todo al rock y al pop, como era costumbre. Vamos, que ahora se escucha mucha música africana, salsa, etc. No sé si sería lo mismo si saliésemos ahora, pero creo que Malevaje también podría funcionar.

¿Qué artistas recomendarías a un neófito en el mundo del tango?
Gardel es siempre el punto de referencia. Como me decía el otro día mi bandoneonista, Ariel Hernández, "todos los caminos conducen a Gardel". Quizás para empezar recomendaría a Roberto Goyeneche, ‘el polaco', que es mucho más cercano a nosotros en el tiempo, en su forma de interpretar y también en las grabaciones, que son más modernas. Escuchar a Gardel es como volver al pasado.

Después de actuar en Madrid, ¿a dónde irá Malevaje?
Vamos a recorrer España con una gira de presentación que nos llevará hasta después del verano. Luego nos embarcaremos en una ruta por Europa (Francia, Alemania, posiblemente por Italia...) y también tenemos pensado ir a Canadá a finales de año.