Las personas que viven cerca de un aeropuerto tienen más facilidad a sufrir problemas relacionados con la tensión arterial según un estudio financiado por la Unión Europea.

Vivir cerca de aeropuertos en los que te expones a ruidos nocturnos es un problema muy serio

Al parecer, y por si quedaban dudas, se demuestra que el sonido de los aviones provoca una subida de tensión para aquellos cuyas viviendas se sitúan cerca a los aeropuertos con mucho tráfico aéreo, como ocurre con Barajas en Madrid. Así, hay más riesgos de sufrir lesiones graves como una hipertensión crónica.

“Vivir cerca de aeropuertos en los que te expones a ruidos nocturnos es un problema muy serio”, asegura Lars Jarup, el científico de la Universidad de Glasgow que ha liderado este estudio basado en el análisis de 5.000 casos.

El informe asegura que un aumento de 10 decibelios en el ruido provocado por el tráfico aéreo nocturno eleva un 14% el riesgo de sufrir hipertensión tanto en hombres como en mujeres. Esta enfermedad, asociada al acelerado ritmo de vida de las sociedades occcidentales, afecta a más de mil millones de adultos en todo el mundo.

Con ella, hay más riesgo de sufrir un ataque al corazón o una insuficiencia renal, entre otras dolencias.