El primer ministro de Malasia, Abdullah Badawi disolvió hoy el Parlamento y convocó elecciones cuando declina la popularidad de su Gobierno ante la tensión racial y la subida de la inflación.

La decisión fue anunciada por Abdullah en conferencia de prensa, y tras recibir la aprobación del monarca constitucional.

La fecha exacta de la elecciones será anunciada posteriormente por la Comisión Electoral, aunque la legislación establece que deben celebrarse antes de 90 días desde la disolución del Legislativo.

El mandato de la coalición dominada por la Organización Nacional para la Unidad Malasia (UMNO) y liderada por Abdullah, concluía a mediados del próximo año.