Las conversaciones filtradas con el excomisario José Manuel Villarejo han llevado este lunes a la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal a renunciar a su puesto en la dirección del partido, pero sin dejar su acta de diputada en el Congreso, según el comunicado que ella misma ha difundido.

"Ante los múltiples ataques que he recibido estos días por las conversaciones mantendias con el excomisario Villarejo, y para evitar que estos ataques se hagan extensivos a la formación política de la que he sido Secretaria General, y a su actual Presidente, he decidido renunciar a mi condición de miembro del Comité Ejecutivo Nacional, máximo órgano de dirección del partido", comienza el comunicado de Cospedal.

"Como ya he reiterado en más de una ocación, yo no he mentido nunca acerca de mi conocimiento del excomisario Villarejo y de haber mantenido algunas reuniones con él. Siempre lo hice pensando y sigo pensando que era mi obligación como Secretaria General para tener toda la información posible acera de los hechos que pudieran perjudicar a mi formación y ese sentido actué, porque mi lucha contra la corrupción que pudiera afectar a mi partido ha sido siempre una prioridad en mi función como Secretaria General".

"Las manipulaciones que se están haciendo de las cintas publicadas tratan de ofrecer una imagen distorsionada de la realidad, son extractos editados que solo tratan de perjudicar y dañar mi imagen personal, algo que no quiero que se extienda al Partido Popular. Por todo ello, he comunciado esta mañana mi decisión al Presidente Pablo Casado".

María Dolores de Cospedal encargó al comisario Villarejo, presuntamente, una investigación al hermano del entonces ministro Alfredo Pérez Rubalcaba, según han publicado la web Moncloa.com. También habría encargado investigar a su compañero de partido Javier Arenas.

Preguntado por la decisión de Cospedal, el ministro socialista José Luis Ábalos ha considerado que su renuncia a cargos internos obedece a " un gesto menor que tiene que ver con su responsabilidad de orden interno basicamente". Sin embargo, su responsabilidad con "la ciudadanía, la Policía y las instituciones" que ella "trataba de influir" la obligarían, a juicio de Ábalos, a dejar de tener, además, "representación pública".

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha considerado respecto a si debería dejar de ser diputada y presidenta de la Comisión de Exteriores en el Congreso que, "si Cospedal dimite de sus cargos internos porque su posición no es defendible, será lo mismo para el escaño" en el Congreso de los Diputados.

El PP, sobre el escaño: "Es una cuestión personal"

En el Partido Popular, su portavoz, Teodoro García Egea, ha considerado "un gesto que le honra" la renuncia "de mutuo acuerdo" de María Dolores de Cospedal del órgano de representación del Partido Popular.

A preguntas de si le ha pedido la dirección del PP que deje también el escaño en el Congreso, García Egea ha señalado que esa es una "cuestión no tanto del partido sino personal" y ha asegurado que el PP espera que "con la misma rapidez, Dolores Delgado deje el Consejo de Ministros".

Egea ha declinado contestar si se sienten "cómodos" en el PP con Cospedal en un sillón azul del Congreso. En su lugar ha asegurado: "Con quien no me siento cómodo es con una ministra (Dolores Delgado) que nos ha mentido a todos en un asunto grave en el Gobierno de todos los españoles".