El empresario Rafael Gómez ha recibido un duro golpe. Cajasur, la caja que ha financiado parte de sus operaciones y que fue su socia, le ha denunciado por un presunto delito societario «de administración desleal», según el presidente de la citada entidad de ahorros, Santiago Gómez Sierra. Acusan al empresario de usar la sociedad mercantil Arenal Sur 21, SA, en la que Cajasur tenía el 50%, de contratar «unos trabajos al parecer ficticios o de imposible cumplimiento», según la querella interpuesta y de la que ha informado la agencia Efe. En concreto, Gómez contrató a una empresa para que intercediera ante el Ayuntamiento de Manilva (Málaga) para modificar la edificabilidad de un terreno propiedad de Arenal Sur 21. El empresario pretendía aumentar un 942% la superficie a construir, cuando la legalidad urbanística indica que el incremento no podía superar el 30%. Esto ocurrió en agosto de 2004. En junio de 2006, Gómez fue imputado en el caso Malaya por corrupción urbanística. En diciembre de ese año, Cajasur compró la mitad de Arenal Sur 21 y la vendió, deshaciéndose así de la firma gestionada con Gómez. El empresario anuncia que se querellará contra el presidente de CajaSur y denuncia que la querella que le han puesto se basa en «pruebas inciertas». La caja también se ha querellado contra su ex director general, Francisco Jurado, al que acusa de cobrar comisiones por 180.000 euros por autorizar créditos sin las suficientes garantías.