El estadio de atletismo, dos años tarde y en el abandono
Matojos, la visera, a medio hacer, huecos en la fachada y vallas de obra. Así está el estadio. (Richard Vargas)

Con una pista facilitada por el  lector Richard Vargas

La apariencia del estadio de atletismo de Málaga es fantasmagórica y su historia parece sacada de una película de miedo administrativo. El complejo, ubicado junto al Palacio de los Deportes Martín Carpena, se acabará en mayo de este año, indicó ayer la Junta (administración encargada de su construcción, aunque Ayuntamiento y Gobierno también pagan).

El recinto se terminará dos años después de la fecha prevista. Los trabajos se paralizaron en enero del año pasado, cuando la Junta rompió el contrato con las empresas que realizaban las obras.

Una nueva constructora, Anfrasa, retomó el tajo el mes pasado. Quedan por terminar la visera del estadio, la fachada y algunas zonas del interior. La pista se terminó en 2005, aunque su zona central es un solar lleno de matojos.

Zona de entrenamiento

El secretario general de la Federación Andaluza de Atletismo, Francisco Cardador, destaca que el estadio cuenta con una pista de 100 metros para carreras de velocidad y con foso, así como espacio para el salto de longitud en un módulo cubierto pensado para entrenar (no existe otro en la provincia). «Además, facilita la práctica a las personas de esa parte de la ciudad y Torremolinos», indica.

Próxima cita deportiva, en 2009

El estadio acogerá en 2009 el Gran Premio de Andalucía en Pista. A pesar de que no estaba acabado, se han celebrado el Campeonato de España de Atletismo (julio de 2005) y la Copa de Europa de Atletismo (junio de 2006). Las obras se ralentizaron más a partir de septiembre de 2006, hasta el punto de que la Junta rompió en enero de 2007 su acuerdo con las constructoras.