Ir al médico o a casa de un familiar en la otra esquina de la ciudad va a dejar de ser un problema para las personas dependientes que viven en Vigo. Hasta ahora, moverse por la ciudad era una odisea para los mayores o los que tienen algún tipo de discapacidad. En casos de movilidad reducida, la única opción era avisar con 24 horas de antelación para usar el transporte especial de Vitrasa. Pero este servicio era, a todas luces insuficiente, como señalaron en numerosas ocasiones los afectados, entre otras cosas porque no funcionaba en todos los trayectos.

 En vista de los problemas, el Concello ha decidido, a menos de un mes de las elecciones generales, poner en marcha el ya anunciado proyecto O noso taxi.

Con esta medida, las personas dependientes podrán viajar en taxi por 1 euro. Para ello, los usuarios deberán acreditar su grado de dependencia para recibir unos bonos con los que pagarán el taxi. Según indicó el teniente de alcalde, Santiago Domínguez Olveira, el sistema «será similar ás tarxetas de minusválidos para o estacionamento». Se prevé que el proyecto comience a funcionar en tres meses. El Concello invertirá entre 60.000 y 70.000 euros para cubrir el servicio que se prestará este año.

Aunque no hay datos oficiales, se calcula que en la ciudad hay unas 16.000 personas que presentan algún tipo de dependencia.

Aquí aún falta mucho

La Ley de Dependencia ha provocado que el Concello se plantee si Vigo está preparada para hacer frente a los servicios que debe prestar a sus ciudadanos.

Lo cierto es que las cifras indican que hacen falta más profesionales. El número de trabajadores sociales en Vigo no pasa de la decena: hay uno por cada 22.000 habitantes, mientras que la Ley de Servicios Sociales recomienda que sea uno por 15.000. La concejala de Bienestar Social, Mª Xosé Méndez, cree que «necesitamos unha reestructuración para adaptarnos ós novos tempos dos servizos sociais».

Lo que cuesta moverse

Los bolsillos de los vigueses sufrieron este año un buen susto cuando decidieron subirse en enero a un bus urbano o coger un taxi, ya que como cada principio de año, las tarifas aumentaron. Así, en Vigo ya se pagan 2,92 euros de tarifa mínima en los taxis frente a los 2,78 euros que se pagaban el año pasado. Y el kilómetro recorrido también subió: de 0,76 euros a 0,80 euros los días laborables y de 0,78 euros a 0,85 euros de noche, los domingos y los días festivos. Tampoco se quedó atrás el Vitrasa, que pasó de 1,03 euros por billete a 1,08 euros. Aunque, eso sí, los bonos para el bus, tanto los normales como los de estudiantes, se han mantenido igual.

Bus

Avisar un día antes

Las personas con movilidad reducida deben avisar con 24 horas de antelación para hacer uso del transporte especial de Vitrasa. Además, sólo funciona con algunas líneas y no está disponible los domingos.

Mayores

Apoyo familiar

El 8% de las personas dependientes necesitan atención las 24 horas del día. El trabajo recae siempre en la familia. Así, el 90% de los mayores dependientes recibe atención diaria de sus hijos o nietos.

Accesibilidad

Barreras continuas

Andar por Vigo es una carrera de obstáculos para los minusválidos. No sólo hay problemas para subir o bajar de una acera, sino que muchos edificios no cumplen la normativa de accesibilidad.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VIGO