El mal funcionamiento del sistema informático y los programas y ordenadores antiguos de las sedes judiciales de Zaragoza ya están retrasando varias horas algunos juicios rápidos, y los usuarios se ven obligados a esperar largas colas para recoger citaciones y realizar declaraciones. Hace ya un mes y medio que Aragón recibió la transferencia de competencias en materia de Justicia, pero las mejoras técnicas prometidas por la DGA no resultan efectivas.

Ordenadores que se cuelgan, sistemas informáticos anticuados e incompatibles unos con otros son los principales motivos que generan los retrasos, según señalan representantes sindicales de CC OO, y confirman fuentes judiciales.

El Gobierno de Aragón había prometido 70 ordenadores nuevos que, según algunos trabajadores, «todavía no han llegado» y, para otros, «se han sustituido de manera equivocada, ya que han retirado algunos que sólo tenían dos años, cuando hay otros más antiguos: tienen hasta siete años».

Los funcionarios de Justicia  se quejan también del mal funcionamiento del servicio técnico y de reparaciones de los ordenadores, de los que se ocupa una empresa externa.

El Gobierno de Aragón asegura que se van a invertir cerca de dos millones de euros en este ejercicio para la renovación de los equipos y sistemas informáticos.

Colas en el Registro Civil

Las esperas y demoras en sedes judiciales afectan también al Registro Civil, donde en horas punta se forman largas colas de usuarios ante los mostradores. En este caso, el problema proviene de la falta de personal. Los trabajadores reclaman desde hace meses la incorporación de dos técnicos más. «Nos vemos desbordados y no podemos atender a todo el mundo», explican.

Inconvenientes

Los abogados se quejan: Letrados consultados por 20 minutos aseguran que en ocasiones ha habido juicios rápidos que se han retrasado «más de media mañana por los problemas informáticos».

Los nuevos ordenadores: La instalación de estas nuevas terminales no ha solucionado los problemas, ya que algunos todavía no tienen activados los nuevos programas. Los que los tienen, no funcionan bien.