La parada que el metro tendrá en el Cerrillo de Maracena será una de las más peculiares de la infraestructura granadina. La Delegación de Obras Públicas ha aprobado la construcción de un paso inferior en ese punto con el fin de que los usuarios puedan sortear con más facilidad la línea del tren y garantizar la seguridad en el acceso al metro. Para ello, el proyecto contempla la ejecución de un túnel bajo la línea del tren de Moreda que permitirá eliminar la actual plataforma elevada. Por el paso inferior podremos cruzar al otro lado de la vía –donde está prevista la parada del metro–, con un ascensor de bajada y otro de subida a ambos lados.

El proyecto permite «eliminar totalmente las barreras arquitectónicas que plantea ahora la plataforma elevada», subraya el delegado de Obras Públicas, Francisco Cuenca. En su opinión, «supone una importante mejora en comodidad y facilidad de acceso para los 3.000 vecinos de la zona». En concreto, la parada estará situada en el punto en el que confluye con el tren, en la carretera de Maracena.

Cámaras en la parada

El túnel, de 40 metros de longitud, contará además en sus dos accesos con escaleras como alternativa a los ascensores. La estación del Cerrillo de Maracena estará incluida en el sistema global de explotación del metro de Granada y dispondrá de los mismos servicios que las paradas soterradas, entre ellos, un sistema de videovigilancia.