Dos hombres de nacionalidad marroquí han sido detenidos por la Policía Nacional de Marbella cuando intentaban transportar a Marruecos diez motocicletas que habían sido robadas y desmontadas. Con ello querían aparentar que se trataba de un servicio de distribución de ocasión. Según la Policía, los hurtos se producían en España, Francia, Alemania e Italia, se manipulaban en talleres y las transportaban en furgonetas a Marruecos para venderlas. En el momento del arresto, llevaban diez, sustraídas en enero en Cataluña y con un valor de 60.000 euros. Consolas por ladrillos Por su parte, la Fiscalía de Málaga pide 20 meses de cárcel a una mujer por un delito de estafa al ofrecer, a través del teletexto, consolas y descodificadores de imagen a bajo precio. Cobraba contra reembolso, pero lo que enviaba eran ladrillos.