El consumo eléctrico del alumbrado público de la ciudad de Málaga disminuirá en un 20% gracias al proyecto de reducción de la intensidad de la luz en ciertos horarios nocturnos. Para ello, el Ayuntamiento está haciendo una inversión de 3,8 millones de euros, lo que permitirá ahorrar 950.000 al año y evitar de este modo que se expulsen al aire 4.635 toneladas de CO2 al año.