Un campo de golf necesita unos 700.000 metros cúbi-
cos de agua al año, según Greenpeace. A partir de ahora, esa agua no podrá ser, bajo ningún concepto, agua destinada al consumo humano, explicó ayer el consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, tras la aprobación en el Consejo de Gobierno de la Junta del decreto que regulará estas instalaciones.

Andalucía tiene cien campos (el 28% de los del país) y atrae a unos 360.000 turistas anuales por el golf.

EL DECRETO

Recinto

Un campo de golf tendrá como mínimo 20 hectáreas y nueve hoyos. Podrá albergar instalaciones deportivas y de ocio, restauración y hoteles (mínimo de cuatro estrellas).

Viviendas

Sólo podrá haberlas en campos de interés turístico. Éstos tendrán, mínimo, 70 hectáreas y 18 hoyos. Una comisión técnica (compuesta por representantes de distintas consejerías) analizará cada proyecto que solicite este título.

Medio ambiente

Será necesaria una autorización para usar agua de riego y aplicar técnicas para su ahorro y reutilización. Cada instalación tendrá que tener un plan de conservación, usar abonos y energías renovables. La vegetación autóctona será prioritaria.

Ordenación

Para construir un nuevo campo de golf será necesario que el proyecto venga recogido en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) del municipio donde se haya diseñado. Sólo se desarrollarán en espacios con las condiciones físicas, ambientales y paisajísticas necesarias.

Adaptación

Los campos existentes tienen dos años para adaptarse a la norma.

Para la Asociación de Empresas de Turismo Residencial, Deportivo y de Salud de Andalucía (Promotur), el nuevo decreto es «bastante equilibrado», ya que, entre otras cosas, «potencia la calidad de las instalaciones» y contempla la coexistencia de los usos residenciales, hoteleros y otras actividades con los usos deportivos.

«Venció la presión urbanística»

El Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA) queda «en evidencia» con el decreto, según Ecologistas en Acción. La Junta «ha cedido a las presiones urbanísticas», mantiene. Para la organización ecologista, los «condicionantes ambientales» que incluye el texto son «muy débiles». Por su parte, el candidato a la Presidencia andaluza de Los Verdes, Andrés Sánchez, critica que la Junta haya esperado hasta su salida del Gobierno para aprobar la norma.

PP. Arbitrariedades

«Espero que termine la arbitrariedad», asegura Javier Arenas, candidato del PP, porque «se ha mareado mucho la perdiz». Aunque «todo el entramado burocrático va a perjudicar a la construcción».

FEDERACIÓN de GOLF. Era necesario

Para la Federación Andaluza de Golf, el nuevo decreto «tenía que haber llegado antes, porque era necesario». No obstante, recuerda que «no hay ni un solo promotor que diseñe un campo de golf aislado».

IU. Hay suficientes

Diego Valderas, candidato a la presidencia por Izquierda Unida, cree que la región «tiene más que suficientes campos de golf» y opina que debería haber una moratoria en el decreto de los campos de golf.