No puede afrontar la deuda económica. El concejal de Grandes Proyectos del Ayuntamiento de Valencia, Alfonso Grau, dijo ayer que la recalificación del suelo del estadio Ciudad de Valencia no será una realidad hasta dentro de dos o tres años y que el Consistorio se comprometerá a colaborar en el diseño de un plan de viabilidad para salvar al Levante.

«Salvo milagros, es muy improbable que el Levante no baje a Segunda División», señaló Grau, y añadió: «No queremos que el Levante comprometa ahora su patrimonio» (el estadio). Por eso «podríamos avalar un nuevo crédito o suscribir parte de las acciones de una posible ampliación de capital», comentó. «Entendemos que lo primero es solventar la deuda y en cuanto se den las condiciones de saneamiento económico adecuadas, dentro de dos o tres años, será el momento de abordar la recalificación y buscar suelo para un nuevo estadio, pero desde el realismo», dijo.

Hoy se reunirán con los patronos de la Fundación Deportiva Cultural del Levante.