Los ganaderos reparten caldereta para mostrar que la crisis los arruina
Algunos momentos de la protesta ganadera, ayer, en la Plaza Mayor.(Leticia Pérez/Ical)
Llevaron cerdos y corderos a la Plaza Mayor. Los ganaderos encontraron ayer la manera de volver a llamar la atención.

Montaron una pequeña granja en la Plaza Mayor, con cerditos y corderos, donde se dieron cita unos cuantos ganaderos de la provincia para leer sus reivindicaciones. «Estamos en la ruina», gritaban unos, «¿dónde está la Junta, que nos promete ayudas y se les llena la boca con el desarrollo rural?», apelaban otros.

Aunque la convocatoria no fue respaldada por un gran número de personas, el hecho de que se repartieran cuencos de caldereta (cordero con patatas), animó a algunos de los que por allí pasaban a unirse a la protesta. Repartieron unas 400 raciones.

Tanto los ganaderos de ovino, como los de porcino o vacuno se quejan de lo mismo: sus costes de producción aumentan, porque sube el precio de los piensos con los que alimentan a los animales. A ellos, en cambio, les siguen pagando el precio de hace años. Así, dicen, «no hay quien resista».