Una mujer de 58 años fue detenida en Bilbao el pasado 6 de febrero por explotar a sus empleadas, informó ayer la Delegación del Gobierno. Eran mujeres inmigrantes, sin que se concretara el número, dos de ellas sin papeles, que trabajaban en un establecimiento hostelero por 1 1 la hora.

Procedían de Rumanía, Colombia y Bolivia. Su jornada laboral era de ocho horas diarias de lunes a viernes y de 15 los sábados. Sólo tenían media hora de descanso para comer. Cobraban 230 euros al mes y no cotizaban a la Seguridad Social.

El abuso lo detectó la Policía Nacional en un control efectuado en el negocio de la arrestada, que es española. Pasó a disposición judicial y será juzgada por explotación de trabajadores. La peor parte se la han llevado dos de las víctimas. Son bolivianas, de 20 y 47 años, y fueron detenidas por no estar regularizadas. Se les aplicará la normativa de Extranjería, que prevé la repatriación de los sin papeles, aunque hayan sido víctimas de un delito.

Precisamente, hoy empieza en Bilbao el juicio contra la propietaria de varios bares de San Francisco, acusada de estafar a 14 trabajadores inmigrantes, a los que prometió trabajo a cambio de una cantidad de dinero entre 1.200 y 1.500 euros.

Teléfono de maltratadas: Es el del Gobierno vasco para ayuda a maltratadas (900 840 111 y el 016) y responderá desde esta semana en euskera, castellano, inglés, francés, rumano, chino, árabe, y en breve, en portugués.