Dos cigüeñas han vuelto estos días a Urdaibai. Una de ellas es Uzelai, un macho que la Fundación Urdaibai liberó en 2005 para intentar recuperar la especie en este enclave. Los responsables del proyecto han visto estos días a Uzelai con una pareja, una hembra cuyo origen es desconocido. Ambos han llegado recientemente desde África, y juntos han recompuesto el nido abandonado en otoño, cuando emigraron hacia el sur. Según los trabajadores de la Fundación, «ya se han producido los primeros juegos amorosos». Con este clima, se espera que este año la hembra ponga huevos antes de tiempo y que, por tanto, el nacimiento de los cigoñinos sea temprano. Ahora, el reto es que más cigüeñas aniden en Urdaibai.