El Juzgado de San Sebastián, que investiga el caso,  ha citado para el 22 de febrero a ocho guardias civiles. Les imputa haber infligido presuntas torturas a Igor Portu, detenido el pasado 6 de enero en Arrasate, acusado de pertenecer a ETA.

Portu fue arrestado junto a Martín Sarasola, y a ambos las Fuerzas de Seguridad les acusa de ser los autores del atentado en la terminal T-4 de Barajas, en Madrid, donde murieron dos inmigrantes.

Horas después de su detención, Portu fue trasladado al hospital de Guipúzcoa. Un juzgado decidió abrir una investigación y el pasado 8 de enero tomó declaración a Portu, quien aseguró que no opuso resistencia durante el arresto y que fue golpeado por guardias civiles. El testimonio fue hecho público por el colectivo contra la tortura TAT.