Al-Raqa
Ciudad de Al-Raqa después de los bombardeos de octubre de 2017 Voice of America

Cuerpos de rescate y voluntarios han hallado, al norte de la ciudad de Al-Raqa (Siria) una fosa común con más de 1.500 cadáveres de civiles, precisamente en una zona que el grupo terrorista Daesh controló hasta octubre de 2017, momento en que fueron expulsados por las Fuerzas Democráticas Sirias y la coalición encabezada por Estados Unidos.

El diario progubernamental sirio Al-Watan recoge las declaraciones del responsable del sindicato médico en Al-Raqa, Yamal Al-Aizi, que asegura que los civiles murieron no a manos de los terroristas, sino por los bombardeos de la coalición internacional liderada por Estados Unidos para combatir al Daesh, que bombardeó intensivamente la ciudad durante octubre de 2017.

Esta versión destaca con la dada por los diarios Russia Today (RT) en árabe y por Hispan Tv (medio en español impulsado por el gobierno iraní, favorable al gobierno de Al-Assad) según la cual los fallecidos sí habrían sido asesinados por los terroristas.

De acuerdo a Al-Aizi, se han hallado varias fosas, que sumarían entre todas más de 4.000 víctimas.

Amnistía Internacional denuncia que, un año después de la expulsión de Daesh, la coalición no ha investigado ni admitido la muerte de cientos de civiles durante los bombardeos, ni ha ayudado a reconstruir la urbe (que tras la ofensiva quedó destruida en un 80%).