El 42,6% de las personas que abandonan el mercado de trabajo son mujeres y lo hacen para cuidar a sus hijos, según publicó 20 minutos el martes. En total, en la región, cerca de 18.000 trabajadoras se retiran para atender a su familia. Unos datos «concluyentes» para Rosa María Peris, directora del Instituto de la Mujer.

¿Son muchas las mujeres que dejan de trabajar?

Sí; no debería ser ninguna.

¿Por qué son ellas las que abandonan el empleo?

Porque no tienen otra alternativa. Se ven obligadas a dejar el empleo porque aún existe el rol de que las mujeres somos cuidadoras.

Ellos se animan poco a cuidar a los niños.

Sólo el 2% de hombres dejan su trabajo para afrontar cargas familiares, pero es falso que las mujeres cuidemos a los niños mejor que los varones. Ellos están perfectamente capacitados.

Madre y trabajadora parece un binomio imposible.

Lo que se necesita es organizar mejor el tiempo de trabajo y que la pareja compartan todas las tareas y no como pasa ahora, que las madres trabajan dos horas más en casa que los padres.

Los horarios laborales ayudan poco.

En España se prima el presentismo frente a la productividad.

¿Alguna medida de conciliación que sea factible?

Acortar el tiempo para comer en los turnos partidos para que, en lugar de salir a las 19.00 de la tarde, se pueda salir a las 17.00 h.

¿Y para que ellos colaboren más en casa?

Deben colaborar más en igualdad, en lugar de desentenderse.

BIO

Tiene 38 años, está casada y tiene una hija pequeña. Es abogada de profesión y en su caso «es el padre el que concilia».