Los grafiti decoran un local del centro
Si no puedes con tu enemigo, únete a él (Francisco González).
Si no puedes con tu enemigo, únete a él. Eso es lo que debió pensar un matrimonio que regenta un comercio en la calle San Leandro que, harto de que los grafiteros ensuciaran continuamente con pintadas la fachada de su establecimiento y de tener que volver a repintarla, decidieron contratar a estos artistas del spray para que la decorasen con su peculiar estilo callejero.