Alquilar un piso sin riesgo de que el inquilino no pague la renta es posible. Además del aval como garantía, cada vez son más los gallegos que recurren al arbitraje en sus contratos de arrendamiento (ya hay 20.000 en toda Galicia). Según los últimos datos de la Asociación Europea de Arbitraje (Aeade), en 2007, 1.231 propietarios e inquilinos lo establecieron en las condiciones del arrendamiento, un incremento de un 10% respecto a 2006.

Y es que, gracias al arbitraje, los trámites para librarse de los inquilinos morosos se agilizan. El convenio arbitral hace que los deshaucios no tengan que esperar por un juicio para hacerse efectivos. Desde que hay una denuncia por impago, bastan sólo 25 días para que el arrendatario sea obligado a abandonar la vivienda.

Además del impago de la renta, con el arbitraje se garantiza que cualquier conflicto entre inquilino y propietario estará solucionado en un máximo de cinco meses, frente a la justicia ordinaria que tarda entre nueve meses y un año en resolver este tipo de problemas.

Según Aeade, con el trabajo de los árbitros la conflictividad en los alquileres de viviendas se ha reducido hasta un 0,3%. Los problemas más habituales de enfrentamiento son, en primer lugar, los impagos de las mensualidades, aunque también hay desencuentros por el subarrendamiento a terceros o la presencia de animales en el inmueble.

Pero no son siempre los propietarios de la vivienda quienes protestan. En un 10% de los casos, explican los expertos, el arbitraje atiende las demandas de los propios inquilinos porque el casero incumple las condiciones del contrato.

Cómo solicitarlo

Para solicitar los servicios de la Asociación Europea del Arbitraje los interesados pueden llamar al teléfono 914 322 800. También las inmobiliarias o los abogados informan sobre ella. 

Alquilar es ahora más caro

Los precios de los alquileres en Galicia subieron un 4,2% en el último año, según los datos del INE, lo mismo que la inflación. El repunte de la inflación, motivado por el encarecimiento del petróleo y los alimentos, es la causa que ha provocado que la subida de los alquileres coincida con la del IPC al cierre de 2007.

Este año, los incrementos se notan por las ayudas para los jóvenes establecidas por el Gobierno central. De hecho, en ciudades como Vigo, los precios de los alquileres se han encarecido un 20% desde enero, lo que supone 100 euros más al mes.