Gloria Camila Ortega
Gloria Camila Ortega durante la Feria de Abril de Sevilla. GTRES

La joven Gloria Camila, hija de Ortega Cano y Rocío Jurado, ha publicado un nuevo vídeo en el canal que tiene en la plataforma Mtmad titulado Inmenso.

En él se abre a sus seguidores, cuenta cuáles son sus defectos e intenta animar a la gente que se siente mal consigo misma. Lo hace explicando qué partes de su cuerpo no le gustan demasiado.

Comienza contando una anécdota de cuando era pequeña y un niño le llamó black (negra). La hija menor de Rocío Jurado, de origen colombiano, era muy morena cuando era niña, y este insulto le supuso un duro golpe.

Asegura que sus complejos ya los ha superado, y continúa entre carcajadas hablando de su "oreja duende", la parte de su cuerpo que menos le gusta pero que ha conseguido superar y que ya no tiene necesidad de tapar.

También explica los problemas alimenticios que ha tenido. Era muy delgada de pequeña y comenzó a comer lo que le apetecía hasta que engordó. "No me veía bien, no me sentía guapa, me pintaba demasiado para verme mejor, y tampoco ponía remedio", afirma.

Intentó adelgazar pero no podía aguantar la ansiedad: "fui a psicólogos, he llorado, pataleado...". Ella asegura que esa fue la razón por la que fue a Supervivientes, programa en el que, según ella misma cuenta, logró perder 10 kilos, algo que le hizo sentir muy bien.

Actualmente intenta comer sano y va al gimnasio, pero sin obsesionarse. "Por qué tenemos que criticar a todos y no mirar nuestros complejos", pregunta. Ella asegura no tener que "pisotear" a nadie para brillar.

"Hay que quererse, y es lo que quiero que vosotros hagáis", anima a sus seguidores.

Reconoce que lo que más miedo le da es perder a su padre y a sus hermanos o decepcionarlos. "El día que no esté con ellos no sé lo que voy a hacer", dice santiguándose, algo que deja claro que Gloria Camila tiene muy buena relación con su familia, sobre todo con su padre José Ortega Cano.

Termina contanto que ella actúa siempre como si su enemigo estuviese delante: "¿cómo quiero que mi enemigo me vea?, genial".