Steve Earle
Steve Earle derrocha sentimiento y rasga su guitarra en la sala Joy Eslava, Madrid. (SILVIA MANZANO) SILVIA MANZANO

Transcurría el año 2002, EE UU en particular y el mundo en general combatía la congoja derivada del 11-S con constantes reivindicaciones y tributos al mundo occidental... y Steve Earle decidió publicar disco.

Canciones como Billy Austin o Over Yonder (Jonathan's Song) le sirvieron para condenar la pena de muerte
Si bien la mayor parte de su obra anterior, entre la que destacan obras maestras inapelables del country-rock como Copperhead Road o El Corazón, giraba en torno a corazones rotos y a vidas y sentimientos al límite, este músico de 53 años nacido en el estado de Virginia ha demostrado tener una
agudizada conciencia política.

Canciones anteriores como Billy Austin y Over Yonder (Jonathan's Song) le sirvieron para condenar la pena de muerte, y ya desde sus inicios se codeó con varios activistas contra la guerra del Vietnam. Pero jamás había impregnado una obra de tanta mordacidad ideológica hasta que Bin Laden atacara las Torres Gemelas.

Corrosivo

Entonces, y tras unos meses fraguando el álbum, en 2002 decidió que Jerusalem viera la luz. Y mientras Bruce Springsteen, un músico relativamente afín en forma y espíritu a Earle, apelaba al orgullo americano con su notable The Rising, el creador de Guitar Town se descolgó con un disco tan sobresaliente musicalmente como corrosivo y crítico con la política estadounidense.

De entre todas las canciones que integraban el álbum, hubo una que levantó una gran polvareda, y que provocó que Steve Earle pasara a encabezar la lista negra de un encolerizado George Bush. El tema, emocionantísmo, fue John Walker's Blues.

Earle defiende que él se limitó a adoptar el punto de vista de John Walker, no a justficarle
En esta composición, que en el vídeo que abajo incluimos puedes escuchar, Earle adoptó el punto de vista de John Walker Lindh, un joven estadounidense desencantado con EE UU que decidió convertirse al régimen talibán.

(Puedes consultar aquí la letra en castellano).

Aderezada con fragmentos del Corán, y defendida por él como una canción cuya letra explica su desengaño hacia Occidente, pero que no le justifica, John Walker's Blues causó un tremendo revuelo, que se prolongó con la publicación dos años después de The Revolution Starts Now, nueva obra orientada a apoyar a John Kerry, político demócrata rival de Bush, y en donde volvía a arremeter sin piedad contra la primera potencia mundial.

Más personal

El año pasado, en cambio, decidió suavizar su agresividad, e imprimir un cariz más personal a su música. Así, Earle grabó Washington Square Serenade, una obra que mantiene la conciencia social pero que está empapada de un cariz más luminoso y de la consolidación de su amor con Allison Moorer, su sexta esposa, que interviene también en el disco y que le acompaña en la gira.

Washington Square Serenade, su última obra, mantiene la conciencia social, pero es más personal
Así las cosas, Steve Earle, olvidados los infiernos con la droga que le hundieron durante la primera mitad de los 90's, felizmente casado y autor de una de las discografías más sólidas, lúcidas y conmovedoras de la historia del rock americano, ha decidido incluir a España en su calendario.

Su estancia en nuestro país arranca el miércoles 13 en Madrid, y se prolonga hasta el sábado 17 en Barcelona.

Lovetoart ha sido la artífice de esta visita, y puedes descubrir en su web todas las fechas de la gira.