Chapa y pintura en el salón de maquillaje de Cibeles

  • Decenas de maquilladores cuidan de que todo esté a punto antes de cada desfile.
  • Hemos seguido paso a paso la transformación de Bimba Bosé.
  • Mira aquí la galería del proceso.
A la izquierda, Bimba Bosé maquillada para el desfile. A la derecha, una imagen de la modelo al natural.
A la izquierda, Bimba Bosé maquillada para el desfile. A la derecha, una imagen de la modelo al natural.
JORGE PARIS

Bimba llega puntual, con el pelo cortado a maquinilla, como el resto de los modelos, hombres y mujeres que participan en el desfile. Luce una amplísima camiseta blanca y un pantalón arremangado que deja ver unos calcetines de montaña gruesos. José Belmonte, el jefe de maquilladores de L'Oreal se pone manos a la obra.

"Primero aplico un desmaquillante para preparar la piel. Es un proceso imprescindible. Bimba tiene una piel muy buena, con el poro muy cerrado y sin apenas imperfecciones".

Bimba se somete paciente al proceso de pulido. Sobre el cristal unas instrucciones del look que David Delfín, su cuñado y socio, pretende conseguir. Una estética de postguerra, con el maquillaje de ojos muy oscuro y difuminado para las chicas. Los hombres son otra historia, apenas van maquillados. Parecen ángeles.

El segundo paso es aplicar una base, en este caso se ha utilizado Revitalift de L'Oreal, un cuidado reparador: "Las modelos tienen a veces el cutis muy castigado con tantos cambios de maquillaje diarios", asegura Belmonte.

Inmediatamente después se aplica una base de maquillaje, Accord Perfect, para iluminar el rostro, pero antes daremos un retoque con el antiojeras Touche Magique, que también disimula granitos e imperfecciones.

Rematando la faena

Ha llegado la hora de los polvos. Bimba, con tanta pasarela a sus anchas espaldas, no puede evitar reírse con las cosquillas. Son polvos sueltos, como los que usaban nuestras abuelas, pero con brocha incorporada, y los hay de dos tipos: Accord Perfect Minerals, para dar luminosidad al rostro; y Blush Minerals, para marcar pómulos y fijar el maquillaje.

En el ojo Kohl negro, por dentro y fuera del párpado. Arriba y abajo. Se difumina hasta la ceja para conseguir una mirada misteriosa y profunda. Y también sobre el párpado inferior. El resultado es espectacular, especialmente con pestañas postizas cubiertas con Rimmel. "Para salir de noche a cualquier sitio y triunfar", afirma José Belmonte.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento