Demi Moore
La actriz Demi Moore en los premios AFI's. GTRES

Durante los Peggy Albrecht Friendly House’s 29th Annual Awards, Demi Moore recibió el premio a mujer del año y aprovechó para hablar de sus batallas con las drogas.

La Friendly House es un centro que ayuda a mujeres que se están desintoxicando y la ex de Bruce Willis y Aston Kutcher quiso recordar que ella también tuvo que someterse a tratamiento. Fue en 2012 cuando entró en rehab por un colapso ocasionado con desórdenes alimentarios y problemas de adicción.

Antes de aquello, a mitad de la década de los ochenta, Demi tuvo que ser ingresada por abuso de alcohol y otras sustancias. "Hay momentos de nuestra vida que definen quiénes somos y la dirección a la que vamos. Al inicio de mi carrera me resbalaba hacia un camino de autodestrucción", explicaba la estrella.

Ver esta publicación en Instagram

#demimoore #demi #lovely

Una publicación compartida de Demi Moore Fanpage💘 (@demi.moore) el20 Oct, 2017 a las 3:04 PDT

Y añadió: "No me importa el éxito que tuviera, nunca estaba satisfecha y contenta conmigo misma". Uno de sus mayores apoyos han sido sus hijas, fruto de su matrimonio con Bruce Willis, Rumer, Scout y Tallulah.

"Este camino de autodestrucción me llevó a estar en crisis. Llegado un momento y, sin saber el motivo, quizás por una intervención divina, dos personas que conocía me dieron la oportunidad de reconducir mi vida antes de que lo destruyese todo", continúa explicando Demi Moore.

La confesión que hizo Demi Moore hace un año dejó a todos en shock cuando mostró en el programa de Jimmy Fallon una foto suya sin dientes, antes de hacerse una reconstrucción.  Según ella, "el estrés provocó que se quedase desdentada". Y sus hijos le decían que sin dientes "era más humana".