Smartphone
Un hombre usa su smartphone. GTRES

El smartphone se ha convertido en muy poco tiempo en un aparato imprescindible para la vida de los ciudadanos españoles, y cada vez delegamos en él más tareas del día a día. Así se desprende de la nueva ola de Ulises, el estudio sociológico de 20minutos elaborado por la empresa MyWord y con la colaboración de Ibercaja, dentro de su apartado Detector de Transformaciones Sociales.

Según el estudio, el 54,8% de las personas encuestadas asegura que realiza gestiones bancarias a través del móvil (un 15,8% más que en la 1ª oleada, en otoño de 2016), y 7 de cada 10 ciudadanos destaca que el teléfono inteligente le permite mantenerse informado de las últimas noticias, un 12% más que hace dos años.

A estas funciones, consideradas normales para una mayoría de la población, se unen otras no tan comunes pero que están ganando adeptos como la de monitorizar nuestra salud a través del móvil –un 19,4% de los encuestados–, pedir comida a domicilio con una app (24,5%) e incluso llevar billetes de transporte digitales (un 32,3%).

La salud preocupa a los usuarios de smartphone, y estos aparatos cada vez incluyen más aplicaciones para monitorizar funciones como el control del sueño, el ritmo cardíaco o seguir una dieta en específico. Si Ulises destacaba en octubre de 2016 que solo un 11,1% de las personas con móviles utilizaban estas funciones, en la ola actual el porcentaje ha aumentado 8,3 puntos hasta el 19,4% de la población.

Más usuarios de aplicaciones de comida

La proliferación de apps de comida a domicilio ha generado que casi 1 de cada 4 usuarios de smartphone (el 24,5%) haya realizado pedidos a través de estas aplicaciones en el último año, lo que supone un aumento desde octubre de 2016 en 7,9 puntos y en 1,9 en los últimos 6 meses.

Se mantiene la paridad de género en estos usos (23,7% y 25,3%, respectivamente), pero disminuye su utilización de manera progresiva con la edad, pasando del 53,4% entre los jóvenes de 18 a 24 años al 10,2% entre los mayores de 64 años. Además, es entre los más jóvenes donde más han crecido estas apps (22,1 puntos).

Con respecto a utilizar el móvil para llevar billetes de transporte como el tren, metro o avión, el porcentaje de usuarios que dicen utilizar esta funcionalidad ha crecido más de 8 puntos en los últimos dos años, hasta alcanzar a 1 de cada 3 personas (32,3%). Por sectores de población, los estudiantes son los que más lo usan (un 46,1%), seguidos de las personas con empleo (40,3%).

Ulises también apunta a que se extiende la compra por internet a través del móvil. Un 53,6% de usuarios de smartphone lo utiliza para hacer compras online, lo que supone un incremento de 16,7 puntos en los últimos dos años y 2 puntos más que en la última oleada, en abril de 2018.

Por género, las compras a través del móvil aumentan «de forma estadísticamente significativa», según los responsables de MyWord, tanto entre hombres como en mujeres (17,3 y 16,2 puntos más que en 2016, respectivamente). Y aunque crece en todos los rangos de edad, el informe señala especialmente las personas entre 45 y 54 años, en los que el incremento es de 20,8 puntos desde 2016.

Sobre utilizar el móvil como monedero para realizar pagos, Ulises destaca que, desde 2016, prácticamente se ha duplicado el porcentaje de usuarios de smartphone que son usuarios de estas aplicaciones, alcanzando el 13,7% de la población actualmente. Los hombres las utilizan más que las mujeres (18,0% y 9,6% respectivamente). Y el rango de mediana edad vuelve a ser el que más crece (8,1 puntos más desde 2016 entre las personas de 45 y 64 años).

Adiós al PC de sobremesa

Los wereables, o aparatos inteligentes más allá del smartphone, continúan su escalada entre la población. Las pulseras inteligentes, utilizadas para monitorizar nuestra salud, se han doblado entre los españoles. Si en 2016 las utilizaban el 5,6% de los ciudadanos, dos años más tarde son ya el 13,7%.

El informe destaca que el rango de edad que más ha crecido en uso de estos aparatos es el de los comprendidos entre 35 y 64 años, y que es el nivel socioeconómico alto el que más pulseras tiene, un 27,7%.

También se ha duplicado el uso del reloj inteligente o smartwatch, pasando del 7% de uso entre la población en 2016 al 14% actualmente. Este dispositivo está más extendido entre los hombres (18,1%) que entre las mujeres (10,2%), y es más habitual encontrarlo entre los niveles socioeconómicos más altos que en los de menos recursos.

El avance tecnológico también aumenta en el salón de casa: las retransmisiones hechas del móvil, tablet u ordenador a la televisión –gracias a aparatos como Chromecast o Match Stick– han crecido del 6,9% de los usuarios en 2016 al 14,6% en la última ola.

En el lado contrario, algunas tecnologías parecen estar quedándose obsoletas para la población: la tenencia del ordenador de mesa –el clásico PC– ha caído en dos años del 62,5% al 53,7%, y el uso del móvil no inteligente cae más de 4 puntos hasta llegar a un residual 6,3% de la población española. Ulises destaca que, «como cabe esperar», este aparato es más común entre las personas de 64 años y más (8,9%) que entre las personas de menor edad, así como entre los ciudadanos retirados o jubilados(9,1%).

Aumenta la conciencia ecológica

El mundo será más ecológico en el futuro. Por lo menos es lo que piensa más de la mitad de los españoles, según el estudio Ulises. El informe destaca que el 62,1% de los encuestados cree que la mayoría de los coches “serán eléctricos o utilizarán energías renovables" dentro de 30 años.

Sus responsables apuntan a que este pensamiento ha ido aumentando de forma progresiva hasta superar los 10,9 puntos de diferencia con respecto a la primera ola del estudio, publicada en octubre de 2016.

Además, el estudio remarca que, por primera vez, se incremente de forma significativa las personas que evitan comprar productos de plástico o que contaminen. Hace dos años lo pensaba el 23,7% de la población y actualmente 1 de cada 3 (un 35,4%) se lo piensa dos veces antes de comprar un producto que pueda perjudicar el medio ambiente .