José Félix Tezanos
José Félix Tezanos, actual presidente del CIS. (PSOE)

El último Barómetro del Centro de Estudios Sociológicos (CIS) incluye una nota en la que explica el método utilizado para tratar los datos de "estimación de voto", que son los utilizados por los partidos políticos para valorar la situación en la que quedarían en el caso de que se celebrara una convocatoria electoral.

Desde que José Félix Tezanos se hizo cargo del CIS ha sobrevolado una sombra de duda sobre el método empleado por el dirigente del PSOE para extrapolar los datos, coincidiendo además con una consolidación del PSOE en la primera posición y con una tendencia de aumento de apoyo electoral.

En el barómetro de septiembre, el CIS aseguró que "los datos de 'intención de voto' son datos directos de opinión y no suponen ni proporcionan por sí mismos ninguna proyección de hipotéticos resultados electorales" y que se obtienen de aplicar "exactamente un modelo de estimación a partir de los datos directos de intención de voto proporcionados por la encuesta".

Agrega que "el procedimiento aplicado efectúa la imputación de 'simpatía a partidos' como posible opción de voto para aquellos entrevistados y entrevistadas que han afirmado indecisión (opciones de 'no sabe' o 'no contesta') o intención de abstención (continuando con el sistema de imputación habitual en el CIS para estimar voto+simpatía). Implica una doble presunción: de movilización y de decisión".

Ante las dudas sobre el resultado de ese barómetro, que otorgaba al PSOE un 30,5% de los votos, el CIS publicó una "nota informativa" en la que aclaró el método empleado, frente a las "informaciones erróneas". En ella se explicaba que con la "proyección" de voto aplicada "se evita eso que se llama 'cocina' y que no siempre se explica ni es bien entendida por aquellos que siguen la información del CIS". En este caso, afirmaba el Centro, "el CIS recoge lo que opina y dice directamente la población encuestada, sin ninguna distorsión ni re-elaboración no explicada".

Regla de tres

"Como cualquiera puede comprobar directamente, se recoge el voto directo y se imputa como posible voto añadido lo que los propios encuestados declaran sobre el partido con el que más simpatizan. Lógicamente, esto da lugar a que los partidos que tienen más intención de voto y más simpatías aparezcan por encima de aquellos que tienen menos intención directa de voto y menos simpatías", agrega.

Así las cosas, en el barómetro de este mes de octubre se incluye un largo apartado de "datos de opinión pública" en el que se explica que "los datos de 'intención de voto' son datos directos de opinión y no suponen ni proporcionan por sí mismos ninguna estimación de hipotéticos resultados electorales". Según el organismo presidido por Tezanos, los resultados resultan "de aplicar un modelo básico que emplea directamente los datos, sin transformar o corregir la opinión pública".

Explica que los datos referidos al comportamiento electoral se presentan habitualmente en tres formatos: porcentaje de voto sobre censo, porcentaje de voto sobre voto válido o porcentaje de voto a candidaturas. "La expresión en una u otra presentación se realiza mediante una regla de tres simple" y "en ningún caso representa un 'modelo de estimación de voto'".

"El procedimiento de presentación más habitual es de voto a candidaturas, dado que es la base del reparto de escaños; reduce además la contribución del error sistemático que añade el voto en blanco sin necesidad de ponderaciones", agrega. Evidentemente, continúa la nota, "la aplicación de modelos diferentes daría lugar a resultados diferentes. Dado el carácter público de los datos, los investigadores y demás profesionales pueden producir y difundir bajo su responsabilidad los modelos que consideren más convenientes", concluye.