El bolsillo de los clientes, a la espera del Tribunal Supremo: ¿a quién afecta el impuesto de las hipotecas?

Foto de archivo de unas llaves de una vivienda.
Foto de archivo de unas llaves de una vivienda.
GTRES

Todas las miradas están puestas en el mismo sitio desde hace días: el Tribunal Supremo, que el 5 de noviembre deberá decidir si el impuesto de las hipotecas lo asumen los clientes... o los bancos. Decisión polémica donde las haya. La sentencia que dictó el jueves una de las salas del Alto Tribunal inclinó la balanza hacia los consumidores. Pero su presidente, Carlos Lesmes, en una decisión sin precedentes, frenó el veredicto hasta el día 5. Ahora la incertidumbre es total... entre bancos, jueces y asociaciones, por no mencionar a los usuarios, cuyo bolsillo está claramente en juego.

"Muchos bancos han dejado de dar información sobre sus condiciones hipotecarias. El viernes nos enteramos, además, de que hay bancos que están llamando a las notarías para paralizar o suspender las firmas de hipotecas previstas", denuncia Rubén Sánchez, portavoz de FACUA. "Hay hipotecas paradas, hipotecas que se están firmando en las que se dice al usuario que pague, hay casos en los que el notario introduce una advertencia para especificar quién pagará... hay de todo".

Los bancos consultados por 20minutos (Bankia, BBVA, CaixaBank y Santander) niegan, por su parte, la paralización de las hipotecas y aseguran que, hasta el día 5 de noviembre, seguirán actuando con "total normalidad", como venían haciendo antes de la primera sentencia. Desde Bankia piden, eso sí, "seguridad jurídica y un marco regulatorio claro para poder operar".

Ahora bien, ¿qué piensan los consumidores? "Nosotros aplicamos la normativa que había anteriormente, pero al banco llegan muchas consultas", explican desde el Santander. Y es que el clima entre los clientes, tanto si están en trámites hipotecarios como aquellos que firmaron su hipoteca hace años, es de total inquietud. Por ello, dibujamos los cinco perfiles de usuarios fectados por la incertidumbre en torno a este impuesto y desgranamos cómo proceder en cada caso.

  • Pagos de 2014 en adelante. El usuario que pagó el impuesto hace menos de cuatro años (es decir, de 2014 en adelante) deberá, según aconsejan desde FACUA, "reclamar a Hacienda" cuando la sentencia esté publicada en el BOE. Antes, poco puede hacer. "Vamos a ver cómo queda cuando se reúna el Supremo el día 5", comenta su portavoz. "La gran preocupación es que hagan un apaño y eliminen la posibilidad de reclamar retroactivamente impuestos ya pagados a Hacienda y/o los bancos. Pero con la sentencia en la mano, tendrían que reclamar a la Hacienda autonómica la devolución".

  • El que está en la frontera. El segundo perfil de cliente lo determina también el año de la firma de la hipoteca. Se trata, en concreto, de esos usuarios que están en la frontera del plazo de prescripción. Es decir, gente que pagó el impuesto en la segunda quincena de septiembre o en el mes de octubre de 2014. "Ese perfil debe presentar la reclamación a Hacienda ya, que no esperen ni un día". advierte Sánchez. Lo ideal es que los consumidores que se encuentren en este grupo vayan preparando un escrito para presentar a Hacienda en el que especifiquen que, "sobre la base de una sentencia que acaba de dictar el Supremo, ellos no eran el sujeto pasivo, pagaron indebidamente el impuesto y piden recuperarlo".

  • El que pagó antes de 2014, el año clave. Este grupo engloba a todas aquellas personas que firmaron la hipoteca y pagaron el impuesto hace más de cuatro años. Por ejemplo, 2011, 2012, 2013... y también los que lo hicieron a principios de 2014. Esos usuarios solo pueden reclamar, en cualquier caso, al banco, no a Hacienda. "La duda está en cómo se va a consolidar la jurisprudencia. Es decir, si vamos a tener elementos claros y suficientes para poder decir que el impuesto lo tenía que haber pagado el banco y , por tanto, debe devolver el dinero".

  • El que va a firmar ya los que están en el aire. Un cuarto perfil lo componen quienes están ahora a punto de firmar una hipoteca o la están buscando. Según la asociación de consumidores, "es posible" que estos últimos no la encuentren, ya que "en muchos casos los bancos han dejado de informar al detalle sobre sus condiciones hipotecarias a la espera de que se determine si ellos van a pagar o no el impuesto". FACUA sostiene que, si el Tribunal Supremo inclina finalmente la balanza hacia los bancos, estos encarecerán las hipotecas para ingresar un dinero que hasta ahora salía del bolsillo de los consumidores. En este caso, toca armarse de paciencia y esperar.

  • El que tiene oferta vinculante... ¡A firmar! En el último grupo se encuentran todos esos clientes que ya tienen una oferta vinculante sobre la mesa con el banco. Firmar cuanto antes es su mejor opción, pero se pueden presentar varios escenarios. El primero, que el banco le invite a firmar cuanto antes y que el usuario dude por la situación actual. "Que no se echen para atrás", detalla Sánchez. "Que no se compliquen la vida porque el impuesto lo pagará quien lo tenga que pagar, pero si la rechaza le está dando carta blanca al banco para que le ofrezcan una hipoteca nueva y más cara".

    El segundo supuesto baraja la opción de que el freno lo eche la entidad. "Si tenemos la oferta vinculante, el banco no se puede echar para atrás. Hay que aprovechar eso porque es posible que esas condiciones hipotecarias no se vuelvan a repetir en mucho tiempo", reitera Sánchez, quien define la actuación del Supremo –que el jueves paralizó una sentencia en firme de una de las salas para revisarla– de "inaudita, escandalosa e impropia". «El impacto económico no es un elemento que debe tener en cuenta la judicatura. El impacto económico es algo propio del poder legislativo, de los políticos o de los Gobiernos. Lo contrario es una intromisión judicial". 
Mostrar comentarios

Códigos Descuento